Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FDA prohíbe el uso de algunos ingredientes en los geles antibacterianos de uso cotidiano, y duda de su eficacia

La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos ha emitido una norma definitiva que endurecerá la regulación de los geles y jabones antisépticos o antibacterianos de uso común (OTC), y, concretamente, se prohíbe la comercialización de aquellos que contienen uno o más de los 19 ingredientes que han sido prohibidos, entre los que se incluye triclosán y triclocarbán, al considerar que no se ha probado su eficacia.
"Los consumidores pueden pensar que los lavados antibacterianos son más eficaces en la prevención de la propagación de gérmenes, pero no tenemos ninguna evidencia científica de que son mejores que el jabón normal y agua", ha señalado Janet Woodcock, directora del Centro de la FDA para la Evaluación e Investigación de Drogas (CDER).
De hecho, ha añadido, "algunos datos sugieren que los ingredientes antibacterianos pueden hacer más daño que bien en el largo plazo". Es el caso del triclosán y triclocarbán, dos ingredientes utilizados comúnmente, que deben ser usados con agua y enjuagados tras su uso.
No obstante, la FDA aclara que esta norma no afecta a los desinfectantes de manos a base de alcohol, toallitas desinfectantes, y a los productos antibacterianos usados en hospitales y clínicas. Mientras, Algunos fabricantes ya han comenzado la eliminación de estos ingredientes de sus productos.
Así, las empresas ya no podrán comercializar jabones antibacterianos con estos ingredientes porque los fabricantes no han demostrado que los ingredientes son seguros para el uso diario a largo plazo y más eficaz que el jabón normal y agua en la prevención de la enfermedad y la propagación de ciertas infecciones.
NUEVA REGLA TRAS LA DE 2013
La agencia emitió una propuesta de reglamentación en 2013 después de que algunos datos sugirieran que la exposición a largo plazo a ciertos ingredientes activos utilizados en productos antibacterianos - por ejemplo, el triclosán (jabones líquidos) y triclocarbán (jabones en barra) - podría plantear riesgos para la salud, tales como la resistencia bacteriana o efectos hormonales.
En virtud de la regla propuesta, se pidió a los fabricantes que proporcionaran datos adicionales sobre la seguridad y eficacia de ciertos ingredientes utilizados en los lavados antibacterianos de consumo si querían continuar la comercialización estos productos.
Tras analizar los informes la agencia ha establecido que no hay datos suficientes que establezcan la seguridad y eficacia de 19 ingredientes activos, que son los incluidos en la regulación final. En respuesta a los comentarios presentados por la industria, la FDA ha aplazado la reglamentación por un año a tres ingredientes adicionales - cloruro de benzalconio , cloruro de bencetonio y chloroxylenol (PCMX) - para permitir a los fabricantes el desarrollo y la presentación de nuevos datos de seguridad y eficacia para estos ingredientes.
La FDA recuerda que el lavado con jabón y agua corriente sigue siendo una de las medidas más eficaces para prevenir la propagación de gérmenes, y, en caso de no tener, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que usen productos a base de alcohol que contiene al menos un 60 por ciento de alcohol.
Dado que la reglamentación propuesta en 2013 ya incluía la eliminación de algunos productos, muchos de los fabricantes ya están eliminando el uso de los ingredientes prohibidos. No obstante, tendrán un año para cumplir con la reglamentación mediante la eliminación de productos del mercado o la reformulación de los mismos.