Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos aseguran que entre el 90 y el 95% de los casos de cáncer de tiroides se curan

La Asociación Española de Cáncer de Tiroides (AECAT) ha asegurado, con motivo de la celebración, este miércoles, del Día Nacional de la enfermedad, que entre el 90 y el 95 por ciento de los casos de cáncer de tiroides se curan, neoplasia que cada año se diagnostica en España a 3.000 personas de entre 20 y 40 años.
"El abordaje del cáncer de tiroides ha evolucionado significativamente ya que se han desarrollado sistemas de estratificación para identificar adecuadamente a los pacientes con peor pronóstico y se ha demostrado que es necesario una menor agresividad terapéutica en los pacientes de bajo riesgo", ha señalado la presidenta de AECAT, Carmen Villar.
En concreto, tal y como ha informado el coordinador del área de tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Juan Carlos Galofré, se han conseguido en el diagnóstico (mediante la ecografía que permite detectar cualquier nódulo, la citología de tiroides o la determinación de la tiroglobulina), en las técnicas de intervención quirúrgica (tiroidectomía menos agresiva), en la medicación (cada vez se ajusta más la dosis de radioyodo a las necesidades de cada paciente y se conoce la medida de la TSH recombinante para evitar que el paciente entre en hipotiroidismo) y en el tratamiento.
"En la actualidad, disponemos de armas para combatir el cáncer de tiroides en todas sus manifestaciones. Ahora debemos saber ajustar todo este arsenal al paciente en concreto", ha destacado. No obstante, la presidenta de AECAT ha avisado de que "aún queda mucho por hacer" para conseguir un mejor conocimiento de esta patología, para reducir aún más ese porcentaje de cánceres de tiroides con mal pronóstico, para garantizar un acceso igualitario a su tratamiento y para erradicarlo.
Por ello, ante estos cambios, la asociación de pacientes solicita la creación y difusión de guías y protocolos de seguimiento para un mejor conocimiento por todos los especialistas y médicos generalistas, de cara a elaborar un plan terapéutico de los pacientes.
Igualmente fundamental es la coordinación de los procedimientos que el paciente debe seguir a lo largo de su diagnóstico, tratamiento y seguimiento, de ahí la importancia de que todos los centros sanitarios cuenten con unidades multidisciplinares con las diferentes especialidades involucradas.
EFECTOS DERIVADOS DE LA CIRUGÍA
"El tratamiento quirúrgico sigue siendo clave en el tratamiento de estos tumores y aunque se ha avanzado en técnicas que reducen tiempos y riesgos, todavía asistimos a efectos derivados de la cirugía como pueden ser reintervenciones quirúrgicas tanto por falta de experiencia o por desconocimiento en el tratamiento de estos cánceres, sobre todo aquellos de mayor riesgo, complicaciones postoperatorias como el hipoparatiroidismo o la lesión al nervio laríngeo recurrente son otras de las consecuencias", ha detallado Villar.
Además, ha solicitado cirujanos expertos en el cáncer de tiroides para su cirugía y centros de referencia para los casos avanzados, que resultan clave, por ejemplo, en los casos de recidiva. Asimismo, contar con la figura de la enfermera especialista para el cáncer de tiroides (figura con la que cuentan en otros países europeos como Gran Bretaña) es una demanda por parte de los pacientes, especialmente para el seguimiento de aquellos con cánceres avanzados.
Por otra parte, prosigue, mientras que en el año 2000 eran "prácticamente inexistentes" las soluciones terapéuticas para ese porcentaje de pacientes (5-10%) con cáncer de tiroides avanzado, para los que el pronóstico es peor, en la última década se han desarrollado nuevos medicamentos para el tratamiento de las variantes más agresivas (los Inhibidores de las multikinasas, MKI) para el carcinoma diferenciado de tiroides y el carcinoma medular, y se vislumbran pequeños avances en el cáncer anaplásico.
"Pero, el acceso a estos medicamentos en España se puede ver retrasado hasta cinco años desde su aprobación por la Agencia Europea del Medicamento. La aprobación para su uso en España no es el trámite definitivo en algunas comunidades, lo que alarga este tiempo. Posteriormente, además, deben pasar el filtro de los hospitales que lo suministran, lo que convierte estos tratamientos en inaccesibles en algunos casos. Solicitamos equidad en la accesibilidad a los medicamentos en todo el territorio español", ha recalcado.
Esta reivindicación enlaza con la campaña de la Asociación de 2015, 'Alto y claro', mediante la que denunciaban que el acceso a las innovaciones en España "no es igualitario ni en lo referente a medicamentos ni a tecnologías que puedan facilitar el seguimiento y tratamiento".
En este sentido, otra demanda que se lleva a cabo desde la asociación es el acceso al diagnóstico genético preimplantacional para los casos demostrados de cánceres hereditarios, como son algunos medulares, esta técnica que sirve para seleccionar embriones que carezcan de la mutación que causa la enfermedad, no todas las regiones la sufragan.
Por último, AECAT ha solicitado más investigación para el conocimiento y tratamiento del cáncer anaplásico de tiroides, el tumor sólido más agresivo conocido, una forma rara pero muy letal de cáncer de tiroides, así como para la totalidad de los cánceres de tiroides.