Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cuál es la forma más higiénica de secarse las manos después de ir al servicio?

Manos vistas bajo luz ultravioletaDaily Mail

Investigadores universitarios del Reino Unido afirman haber descubierto el método más higiénico para secarse las manos tras usar el servicio. Aseguran que lo mejor es hacerlo con toallitas de papel, una propuesta que ha disgustado enormemente a los fabricante de secadores por aire caliente que ya se han apresurado a descalificar el estudio tildándolo de "defectuoso".

El estudio fue encargado por la patronal de fabricantes de toallas de papel a la Universidad de Westminster según recoge el Daily Mail y entre sus principales conclusiones acusa a los dispositivos de la competencia de favorecer la dispersión de las bacterias y gérmenes nocivos directamente hacia el rostro de los niños.
Keith Redway, microbiólogo director del estudio y jefe del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad asegura en su informe que el método de secadores de aire disemima las bacterias a mayor distancia y con mayor dispersión que cualquiera de los otros métodos analizados que son la toalla de rodillo textil o las toallitas de papel.
En sus conclusiones, Redway asegura que: "Estos resultados indican claramente que las toallitas desechables de papel son las que menos propagan los microoganismos de todos los métodos de secado de manos".
Pero el informe ya sido contestado por Dyson, un importante fabricante de secadores de manos, quién lo ha cuestionado seriamente llegando a calificarlo de "defectuoso".
Dayson rebate el estudio de la Universidad de Westminster con otro elaborado por Campden BRI en el que se asegura que "no existen diferencias prácticas entre cualquiera de las técnicas de secado de manos investigadas (toallas de papel, secadores de aire convencional o el dispositivo secador Dyson Airblade) con respecto a la formación de nubes de bacterias".
En su crítica al estudio de los científicos de Westminster y a la patronal de los fabricantes de toallitas de papel asegura además que esta industria "ha sido incapaz de forma habitual de inventar nuevas tecnologías o de responder a las preocupaciones ambientales".