Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los estancos podrán vender cigarrillos electrónicos

Cigarrillos electrónicosGtres

Los estancos podrán vender ya cigarrillos electrónicos junto al tabaco tradicional, después de que el Comisionado para el Mercado de Tabacos haya considerado que este producto se encuentra dentro de los denominados artículos de fumador, según han informado fuentes del sector.

De esta forma, el organismo dependiente del Ministerio de Hacienda abre el abanico de puntos de venta para este tipo de productos, ya que en España sólo se permitía su compra en centros comerciales, tiendas especializadas o a bordo de un avión de una compañía 'low cost'.
El Comisionado para el Mercado de Tabacos considera que en la actualidad el fumador utiliza estos productos como un complemento o sustitutivo del cigarrrillo convencional y que la acción de 'vapear', soltar vapor en vez de humo, presenta una innegable similitud y comparte elementos comunes con las de fumar, aspirar o inhalar, expresiones todas ellas utilizadas por la legislación al regular fiscal y/o sanitariamente el uso y consumo de las labores de tabaco.
Asimismo, el regulador explica a los estancos que incluir el cigarrillo dentro del grupo de artículos de fumador para su posterior venta no perjudica la imagen del monopolio.
Por todo ello, entiende que los sistemas electrónicos de administración de nicotina, incluido el cigarrrillo electrónico, son equiparables a la categoría tipificada como artículos del fumador y, en consecuencia, su comercialización no requiere autorización expresa por su parte.
Ante esta situación, algunos estancos ya han recibido por parte de Logista una oferta de productos de este tipo destinados exclusivamente a estos establecimientos, inmersos en la adecuación de sus espacios para compaginar la venta de tabaco tradicional y cigarrillos electrónicos, que genera un negocio de unos 500 millones de euros anuales en Europa.