Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En España se registra un aborto cada cinco minutos y medio, según el IPF

Denuncia que las cifras oficiales no son fiables porque no se contabilizan los abortos químicos
En España se registra un aborto cada cinco minutos y medio, es decir, 258 cada día, según la explotación de datos que ha elaborado el Instituto de Política Familiar (IPF) en un informe sobre 30 años de regulación de la interrupción voluntaria del embarazo del que se desprende, además, que las cifras oficiales "están incompletas y no reflejan la realidad", pues no se contabilizan todos los abortos farmacológicos.
Lo han explicado en rueda de prensa el presidente de la organización, Eduardo Hertfelder; y su vicepresidente, Mariano Martínez Aedo, quienes parten de los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recogidos en las comunidades autónomas, que arrojan un descenso desde la aprobación de la ley vigente en 2010, con 113.031 frente a los 94.188 de 2015, cuando fueron así 11 cada hora.
A juicio de esta organización, "el descenso en los últimos cinco años" que arrojan estas cifras, "es incompleto y transitorio y se debe a errores de contabilización y factores coyunturales". Ponen el acento en los primeros: "hay comunidades autónomas, entre ellas la de Madrid, que no registran los abortos químicos ni disponen de protocolos de seguimiento".
El IPF se basa tanto en la anotación de la propia Comunidad de Madrid que en su informe anual al Ministerio de Sanidad advertía de la posibilidad de que faltasen esos datos, como de las diferencias entre regiones en la tasa de abortos químicos, que representan el 18,5% del total interrupciones voluntarias de embarazo registradas en 2015.
Mientras en Baleares los farmacológicos fueron más de la mitad de los abortos notificados y en País Vasco y Cataluña superaron el 40%, hay once comunidades autónomas donde la tasa no supera el 11 por ciento y en cinco de ellas, --Castilla y León, La Rioja, Madrid, Canarias y Extremadura-- se dan "cifras despreciables" del 3,3% al 0,2%, en palabras de Martínez Aedo, que llevan al IPF a pensar que faltan datos.
"Si estas comunidades autónomas estuviesen en la media nacional, que ronda el 20 por ciento, habría más de 5.000 abortos que no se estarían registrando", ha planteado. El informe concreta esta "extrapolación" de datos y cifra en 5.848 en el año 2015, cuando de este modo, se habrían producido "al menos 100.026", un 23% más de lo que dicen las estadísticas oficiales.
Añaden otra variable que incrementaría las cifras oficiales y es el uso de la píldora del día después. El IPF afirma que en 2015 se produjeron 33.572 abortos "debido a los efectos de la píldora del día después" que a su juicio, deberían contar en el balance oficial para tener una perspectiva completa.
"A MENOS MUJERES FÉRTILES, MENOS ABORTOS"
Por otra parte, señalan las "causas coyunturales" que a su juicio subyacen al "aparente" descenso de interrupciones voluntarias de embarazo y destacan dos, la disminución de las mujeres en edad fértil, lo que conllevaría menos embarazos y así menos abortos, y el descenso de la población inmigrante, pues eran el 34,6% en 2015 frente al 39,5% que representaban en 2010, aunque no se han descontado en el cálculo las nacionalizaciones.
En cualquier caso, para el IPF el aborto "es una de las causas del déficit de natalidad en España" y "está provocando la disminución del índice de natalidad". Afirman que los 94.188 abortos oficialmente registrados en 2015 equivale a un tercio del déficit de natalidad que padece el país y aseguran que de haber llegado a término esos embarazos no se vendrían produciendo más muertes que nacimientos.
Con la perspectiva de los 2,1 millones de abortos que, de acuerdo al informe, se han registrado en España desde 1985, "habría un millón más de jóvenes y la pirámide poblacional no se habría invertido".
Además, señalan que la interrupción del embarazo "se ha convertido en un método anticonceptivo" porque en el 38% de los casos registrados en 2015 no era la primera vez y "se ha convertido en un negocio" que factura "más de 60 millones de euros anuales".
"NO HAY VOLUNTAD POLÍTICA"
La organización critica también que desde los sucesivos Gobiernos se haya intentado "que pasen desapercibidas" las cifras de aborto, ya que los balances se presentan con dos años de cadencia y generalmente, en fechas navideñas, "sin una sóla declaración oficial ni propuesta u oferta de medidas", como ha señalado Hertfelder.
"Además, cada año es el mismo informe. No han añadido ni una sola variable de estudio en 30 años. No hay voluntad política de que el aborto esté en la agenda", ha denunciado, para incidir que en el caso del PP, además, ni siquiera se ha legislado o reformado, "salvo el retoque, que no reforma, relativo al permiso paterno para menores de edad", aunque su programa electoral "dice que están comprometidos con la vida".
Según ha explicado Hertfelder, la organización va a pedir cita para reunirse con la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat y transmitirle las conclusiones de este informe para pedir que se tomen medidas. El trabajo, contiene una batería de 18 demandas que se resúmen en "voluntad política" para abordar este asunto.
Incluye la imposición a las comunidades autónomas de establecer protocolos de información y seguimiento de los abortos químicos, la derogación de la ley actual del aborto, la realización de encuestas periódicas para conocer las causas que subyacen a la interrupción de un embarazo y una ley de protección a la maternidad que les ponga coto, entre otras.