Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España cumple su objetivo de cero muertos en el Día Europeo sin víctimas mortales en las carreteras

España ha cumplido el objetivo de que no fallezca nadie en las vías españolas durante la celebración, este miércoles 21 de septiembre, del Día Europeo sin víctimas mortales en las carreteras, según han informado a Europa Press, fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT).
Así, el año 2016 lleva acumulado un total de 22 días sin ningún muerto en las carreteras españolas. Se trata de una cifra superior al dato total de 2015, cuando se produjeron 17 días sin víctimas en todo el año.
En todo caso, en el acumulado anual hasta el 21 de septiembre eb las carreteras españolas, se llevan contabilizados 861 fallecidos. Esto supone 48 víctimas más, un 4%, que en el mismo periodo del año pasado cuando se contabilizaron 813 muertes. Por el contrario, el mes de septiembre registra hasta el momento un descenso de la siniestralidad del 19%, con 65 fallecidos, frente a los 84 registrados en la misma fecha de 2015, según datos de la DGT.
El Día Europeo sin víctimas mortales pone fin al Proyecto Edward, que ha durado 21 días y que, organixado por Tispol y la Red Europea de Policías de Tráfico, nace para hacer reflexionar a todos los usuarios de la carretera sobre su actitud y su comportamiento en la carretera. Así, según ha señalado la DGT, el comportamiento de los conductores sigue siendo un obstáculo para ese objetivo de reducir a la mitad los accidentes en 2020. No solo de los conductores de vehículos motorizados, también de peatones y ciclistas.
Igualmente, los organizadores del proyecto han indicado que los conductores están, sin saberlo, o a veces conscientemente, poniendo en peligro a otros usuarios de la carretera de distintas maneras como por exceso de velocidad; no llevando puesto el cinturón de seguridad; usando el teléfono al volante; desplazándose en vehículos que no son aptos para circular; estacionandolos en carrilles para bicicletas, bloqueando un paso de peatones; no encendiendo las luces o realizando maniobras arriesgadas.
En este sentido, el director en funciones de la DGT, Cristóbal Cremades, realizó esta semana un llamamiento a prestar especial atención a las normas y medidas de seguridad que ya son habituales en las carreteras. "Es fundamental respetar los límites de velocidad, usar siempre el cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil, tolerancia cero al alcohol y las drogas y no utilizar teléfonos móviles durante la conducción", explicó.
SEGUIR TRABAJANDO
El subdirector de la Direcció General de Tráfico, Jaime Moreno, afirmó durante la celebración de este Día Europeo que a la DGT le preocupa el repunte de víctimas producido en lo que va de año y señaló que están "trabajando para que la cifra reduzca". No obstante, ha indicado que "no se puede obviar que hay una mayor movilidad en las carreteras españolas".
"Hay que poner más esfuerzos en que las cifras vayan bajando. No es una ciencia exacta y esperamos retomar esa senda positiva", afirmó Moreno, durante la presentación del estudio Nuevas Tecnologías y Hábitos de Conducción de la Asociación DIA de Víctimas de Accidentes.
Igualmente, recordó que "en la última legislatura se ha alcanzado el mínimo histórico de accidentes de tráfico en España". "Se ha hecho un buen trabajo y hay que seguir tomando medidas", apuntó Moreno, al tiempo que ha indicado que seguirán apostando por las nuevas tecnologías y la educación vial".
Por su parte, el presidente de la Asociación DIA de Víctimas de Accidentes y Fundtrafic, Francisco Canes, aseguró que "la seguridad vial ha perdido relevancia a nivel político y social" e indicó que "ha sido una legislatura perdida, al margen de que haya aumentado la movilidad".
A juicio de Canes, se ha producido una perdida de vigencia de las medidas y una disminución de recursos". Así, recordó que, "al año muere más gente en accidentes de tráfico que por violencia de género o sida, sin quitar la importancia de ambas".