Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El escrito Erri de Luca lamenta que "viajaban mejor los esclavos a América" que los inmigrantes

Apunta que nunca antes había habido tantos náufragos en la historia
El escritor napolitano Erri de Luca --que lanza por primera vez su poemario completo a nivel mundial en 'Sólo ida. Poesía completa', así como la fábula sobre inmigración 'Historia de Irene' (Seix Barral)-- ha lamentado que en la actualidad los inmigrantes soportan el peor transporte marítimo de toda la historia: "Viajaban mejor los esclavos llevados a América".
En rueda de prensa este lunes en Barcelona, ha dicho que aunque estos esclavos iban encadenados en las bodegas, eran mercancía y era necesario que llegaran en buenas condiciones para ser vendidos, "mientras que ahora viajan después de haber pagado y son mercancía que puede ser perdida con toda la carga".
"Somos contemporáneos de esta navegación que es la peor de todas las demás", ha apostillado, recordando que viene de una ciudad de cuyo puerto partieron hacia Nueva York (Estados Unidos) miles de personas que viajaban con un tiquet comprado, con comida, un asiento, asistencia medica y con un puerto de llegada.
Él mismo viajó al espigón de Ellis Island, donde se controlaba y fichaba a millones de nuevos ciudadanos americanos, y donde en el periodo de peores expulsiones se echó al 2%, "lo que significa que la amplia mayoría fueron acogidos".
De Luca ha explicado que en Ellis Island, actualmente un museo, encontró la frase de un emigrante napolitano que decía: "Cuando partí de Nápoles me dijeron que en Nueva York las calles eran pavimentadas en oro, pero al llegar a Nueva York me he dado cuenta de tres cosas: la primera, que las calles no son de oro; la segunda, que no están pavimentadas, y la tercera, que tendré que pavimentarlas yo".
Con esto, el autor ha querido significar que "los que viajan hoy saben muy bien que el oro no lo encuentran aquí, sino que lo tienen que traer", porque saben que nos aprovechamos de ellos y de su fuerza de trabajo como del oro.
EL MEDITERRÁNEO, "CIVILIZACIÓN"
"Soy un ciudadano del Mediterráneo porque de éste me ha llegado todo lo que constituye la palabra civilización", ha dicho el escritor, enumerando la astronomía, la filosofía, la arquitectura, la poesía, el teatro, los números, mucha comida buena y también el monoteísmo, un sistema menos democrático que el politeísmo anterior, ha apuntado.
Celebrando las similitudes marinas entre Barcelona y Nápoles, el escritor ha destacado que el Mediterráneo es el único mar del mundo que se ha bautizado como 'mare nostrum', perteneciendo a todos aquellos a los que baña, una denominación que ha dejado de ser así al devenir también "el mar de otros, de los que vienen a morir".
"Nunca antes de nuestro tiempo han habido tantos náufragos en el Mediterráneo, que a la vez se ha convertido en un mar de ellos, un mar que se ha nutrido de sus cuerpos", ha dicho, señalado que estos cuerpos han pasado a formar parte del pláncton y a su vez a los peces de este mar.
Ha explicado que en calidad de ciudadano del Mediterráneo, se ha acercado a los viajeros de la isla de Lampedusa, "una isla que se ha convertido en embajada de Europa en el medio mar sin ser nombrada, que tiene el nombre de Europa y de su civilización", que ha sido la génesis de su fábula.
Para el escritor, esta isla representa la mayor épica de su tiempo, lo que justifica que haya escrito 'Sólo ida': "Espero ser el pez guía. Ser el próximo Homero que cuenta esta historia y la transforma en canto. Éstas son nuestras tragedias y espero que acaben convertidas en cantos".
Preguntado sobre la actitud actual de Europa, ha dicho que el viejo continente es un "receptor pasivo" de este flujo migratorio, ya que no hace nada para organizarlo ni para poder llevar a cabo la práctica obligatoria de asilo, sino que aprovecha un mano de obra dispuesta a cualquier horario y salario.