Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eric, el perro con unas 50 piezas de metralla en la cabeza

Eric, perro disparadoBedsforbullies

Eric es un perro que tiene más de 50 partículas de metralla incrustadas en la cabeza. El animal fue rescatado de Turquía, donde recibió un disparo en la cabeza hace varios años y ahora, tras detectarle un bulto en la mandíbula, se ha descubierto en las radiografías que su cabeza está llena de restos de armas. Los veterinarios no lo podían creer y han asegurado que es complicado quitar ese material porque correría peligro la vida del perro.

Los veterinarios no podían creerlo cuando lo vieron en una radiografía, pues un perro contenía en la cabeza unas 50 partículas de metralla incrustadas. El animal había sido citado para un chequeo después de que le detectaran un enorme un bulto en la mandíbula.
Al principio, los especialistas creían que ese hinchazón en la boca había sido producido por un absceso dental. Sin embargo, al realizarle las pertinentes pruebas médicas y analizar bien la cara del can, se descubrió todo lo demás, una cabeza llena de puntitos generados por la metralla de un arma, incluso han detectado un diente dentro de su cuerpo
El perro se llama Eric y fue rescatado de Tuquía, donde Liz Haslam lo recogió para llevar al santuario de todo perro, a la base canina de Beds for Bullies, informa Mirror. Según le contaron a los de la asociación, el can recibió un disparo en la cabeza antes de ser rescatado y, ahora, tras el bulto generado, descubrieron que el problema aún seguía activo.
"Sabíamos que su vista estaba fallando y que le habían disparado en la cara, nos dijeron que sólo quedaban unas pocas piezas de metralla y que no se podía hacer nada por salvar sus ojos", explican desde Bed for Bullies. "El veterinario tomó varias radiografías y nos dijo:'¡No puedo creer lo que estoy viendo!", matizan.
Eliminar toda esa metralla que le resta en la cabeza es demasiado complicado y, sobre todo, peligroso para la vida de Eric. Sin embargo, ahora está feliz pese a todo lo vivido anteriormente. En estos momentos, después de que llegase hace unos 18 meses a manos de Liz, se ha recaudado unas 2.500 libras para llevarlo a Reino Unido donde vive en comunidad y armonía junto a otros animales que han sido considerados como inadecuados, como es el caso de Eric.
Después de todo lo sufrido, el animal puede vivir tranquilo lejos de cualquier problema pasado. "Él es virtualmente ciego, pero no parece molestarle en absoluto".