Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conductores, peatones y ciclistas, obligados a ponerse al día con la nueva Ley de Tráfico

Control de velocidad por radar en una autovíaEFE

Desde este vierne entra en vigor la decimoséptima Ley de Tráfico. Fue aprobada por el Parlamento el pasado mes de diciembre e introduce importantes cambios cuya principal finalidad es adaptar la norma a las actuales circunstancias del tráfico rodado para garantizar la seguridad de conductores, peatones y ciclistas. Entre las modificaciones más importantes, se incrementan las multas por conducir bajos los efectos de las drogas, se prohíbe a los menores ocupar el asiento delantero y se impone la obligatoriedad a los menores de 16 años de usar en cualquier espacio el casco cuando circulesn en bicicleta.

A partir de este viernes está prohibido conducir con presencia de drogas ilegales en el organismo, a excepción de las que se utilicen por prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica (por ejemplo metadona). Conducir bajo sus efectos será multado con 1.000 euros.

Se mantiene la multa de 500 euros para el consumo de alcohol, aunque será de 1.000 si la tasa duplica el máximo permitido o en caso de reincidencia en un año.

Otra de las grandes novedades de es que los menores de 16 años tendrán que llevar casco de bici cuando circulen por ciudad. Este elemento de seguridad es obligatorio en vías interurbanas para todas las edades. Las bicicletas no podrán ser inmovilizadas, aunque su conductor sea multado por alguna infracción que, en el caso de los vehículos a motor, conllevaría esa inmovilización.

Aunque ya lo recogía el Reglamento de Circulación, se eleva de rango normativo con el fin de reforzar la seguridad de los ciclistas, de modo que el vehículo que adelante a un ciclista deberá guardar una separación lateral mínima de 1,5 metros y podrá ocupar parte o la totalidad del carril contiguo o contrario. Está prohibido adelantar a un ciclista si dicha maniobra puede poner en peligro o entorpecer la marcha de los ciclistas, que circulen tanto en el mismo sentido como en el sentido contrario al vehículo que se va a adelantar.

A partir de ahora se sustituye el peso y la edad por la talla a la ahora de obligar a utilizar los sistemas de retención infantil (SRI), que serán preceptivos para los menores que midan hasta 1,35 metros. En cualquier caso, no podrán viajar en los asientos delanteros aunque utilicen un SRI, salvo que todos los traseros estén ocupados por otros menores. Se podrá inmovilizar el vehículo si no se hace uso del dispositivo de retención infantil.

Se prohíben los detectores de radar o de cinemómetros. Su uso se multará con 200 euros y la detracción de 3 puntos del carné. Los inhibidores ya están prohibidos y multados.

Aumentan a 20 días los plazos para presentar alegaciones y para pagar de forma voluntaria las multas, que ahora es de 15 días.

Y otro cambio importante, los servicios de asistencia que acudan a realizar un servicio de auxilio en carretera tienen prioridad de paso. Pasarán a llevar luces de color azul.

Pasan a convertirse en infracciones desde este viernes la caída de la carga de un vehículo creando peligro para la seguridad vial; la realización de obras en la vía sin la comunicación previa a la autoridad responsable del tráfico; incumplir las condiciones de circulación de una autorización; impedir las labores de control de los centros de enseñanza y de reconocimiento de conductores y causar daños a la infraestructura debido al exceso de masa o dimensiones de un vehículo.

Además de estas novedades, también entra en vigor la posibilidad que tienen los agentes de no tener que notificar la denuncia en el acto, siempre y cuando el agente denunciante se encuentre realizando labores de vigilancia y control de tráfico y carezca de medios para proceder a la persecución del vehículo infractor.

En los accidentes de tráfico ocasionados por atropello a especies cinegéticas será responsable de los daños el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales. El titular de la vía sólo será responsable si no ha reparado el cerramiento o no ha señalizado que existen animales sueltos.

A la espera del Reglamento

Otros cambios tendrán que esperan unos meses hasta que el Ejecutivo presente ante el Parlamento el nuevo Reglamento de Circulación por el que se regulen otras novedades recogidas en la Ley. Así, es posible el incremento hasta los 130 kilómetros por hora del límite máximo en determinados tramos de autovías y autopistas y reducir en 10 km/h la velocidad máxima en las carreteras secundarias, así como a la creación de zonas 20 y 30 en las ciudades.

Se crea la Conferencia Sectorial de Tráfico y se modifica el Consejo Superior de Tráfico para, entre otras cosas, introducir nuevos miembros, como las asociaciones de víctimas.