Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para el detenido por la muerte del niño de tres años muerto en Málaga

El detenido por la muerte del Alejandro, el niño de Málagacuatro.com

El Juzgado de Instrucción número 12 de Málaga, en funciones de guardia este jueves, ha decretado el ingreso en prisión del hombre detenido por la muerte del niño de tres años, cuyo cuerpo fue encontrado en una balsa en Los Montes de la capital malagueña, según han informado fuentes judiciales. Inicialmente se le imputa un delito de asesinato.

El joven de 23 años, novio de la madre del menor fallecido, ha sido trasladado en la mañana de este jueves hasta la Ciudad de la Justicia desde las dependencias de la Guardia Civil en la localidad malagueña de Rincón de la Victoria, donde ha permanecido desde que fue detenido tras dar varias versiones contradictorias sobre qué había pasado con el menor, al que recogió en el colegio.
Los hechos sucedieron el pasado lunes. El detenido denunció la desaparición del pequeño sobre las 17.30 horas, indicando primero que se había perdido en un centro comercial de Rincón de la Victoria. Así, agentes de la Guardia Civil iniciaron la búsqueda en colaboración con la Policía Local, personal del sistema Emergencias 112 Andalucía y un gran número de vecinos de la localidad.
Horas después, los agentes hallaron el cuerpo sin vida del menor, que residía en la barriada de El Palo, en Málaga capital, en una balsa que se encuentra dentro de un recinto vallado, en los Montes de Málaga.
Los agentes detuvieron a la pareja sentimental de la madre como presunto autor de los hechos después de que el hombre, que tiene un cierto grado de discapacidad, cambiara su versión de lo sucedido en varias ocasiones.
En un primer momento, dijo que el menor había desaparecido en un centro comercial, pero las cámaras de seguridad mostraron que el niño no había estado allí. Después afirmó que lo había perdido de vista en una playa y se buscó al niño en un acantilado conocido como El Cantal, un área de rocas por donde discurre el paseo marítimo del municipio.
Finalmente, sobre las 01.00 horas, él mismo condujo a los agentes a la balsa donde fue hallado el cadáver, que presentaba signos de asfixia por sumersión, es decir, de ahogamiento; aunque se están practicando pruebas complementarias.
Las investigaciones han desvelado que había tensión familiar y que el pequeño, al parecer, "estorbaba" en la relación con la madre. Así, los agentes han tomado declaración a varios testigos y han intentado determinar el grado de participación del hombre, investigando los mensajes que envió a la progenitora tras recogerlo.