Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una ola de indignadas protesta contra los recortes en la reproducción asistida

Durante el día de ayer una oleada de indignadas marcharon hacia el ministerio de sanidad con pancartas con mensajes como "Sexualidad placentera, maternidad elegida. ¡Yo elijo dónde cómo y cuando!" y cánticos que exclamaban "Somos malas, podemos ser peores", para protestar por el nuevo protocolo de reproducción asistida en la sanidad pública. Una concentración que acababa con carreras y en enfrentamientos con la policía.

"Existe discriminación por orientación sexual y también por modelo familiar", aseguraba la presidenta de la Fedaración de Gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, Boti García Rodrigo. "Sentimos que seguimos siendo consideradas ciudadanas de segunda en muchos casos", manifestaban algunas de las manifestantes.

Por su parte, la ministra de Sanidad, Ana Mato, consensuaba el texto con los consejeros de sanidad, sin cambios en lo básico. "Única y exclusivamente el médico será el que decida si una mujer tiene un problema. No creo que la falta de varón sea un problema médico".

Se ha suprimido, no obstante, el párrafo que hablaba solo de parejas compuestas por un hombre y una mujer como beneficiarias de estas técnicas. "Algunas veces el hombre tiene que someterse a los tratamientos porque es el hombre el que tiene los problemas", explicaba.

Mientras tanto, los consejeros del País Vasco y Andalucía han manifestado que independientemente del texto aprobado la reproducción asistida seguirá estando disponible para mujeres solteras o parejas de lesbianas dentro de la sanidad pública en sus comunidades autónomas.

"Iremos a una realidad en donde las personas que tengan dinero se lo podrán financiar y las personas que no lo tengan no podrán optar a este tipo de tratamiento por parte de los servicios públicos", criticó Maria Jesús Montero, Consejera de Salud de Andalucía, en referencia a las medidas que anunciaba Mato.