Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encadenada para recuperar su grado de invalidez

Desde que perdió el grado máximo de invalidez, en 2010, Dolors Carrasquilla ha sufrido ocho operaciones en una pierna. “He tenido que estar diez meses con hierros en la pierna y un año escayolada en una cama”, explica. Padece una infección crónica que le ha llevado al quirófano en 35 ocasiones. La Seguridad Social le reconoció la gran invalidez pero al mudarse a Valencia se lo rebajaron.