Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empleo e IKEA se unen para promover la integración laboral de los refugiados

El director general de Migraciones del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Ildefonso de la Campa Montenegro, y la directora general adjunta de IKEA Ibérica, Antonella Pucarelli, han firmado este martes, 30 de mayo, un convenio de colaboración para mejorar la empleabilidad de los refugiados en España y generar oportunidades laborales para el colectivo, más concretamente a los usuarios de los Centros de Acogida a Refugiados (CAR) dependientes de este Ministerio.
Así, las personas refugiadas adscritas a estos centros, y en especial quienes son padres y madres, recibirán una experiencia formativa y laboral a través de prácticas en las tiendas IKEA. Este período de formación tendrá como objetivo dotarles de recursos y herramientas de mejora ocupacional, centradas en motivar a estas personas sobre sus capacidades y habilidades y facilitar su inserción presente y futura en el mercado laboral, según especifican los impulsores del acuerdo.
Este convenio se enmarca en el proyecto 'El Poder de la Infancia con los Refugiados' de IKEA dentro del cual ya se trabajaron las dos primeras líneas --'Vivir y jugar'-- por la que la compañía ha acondicionado 24 pisos y espacios de ocio infantiles en todo el país y en los centros CAR en Alcobendas, Sevilla, Valencia y Vallecas, gracias a las más de 3.500 horas de voluntariado prestado por más de 500 empleados de IKEA.
Con este nuevo convenio se inicia la implementación de la tercera línea de acción prevista en el proyecto, la de ayudarles a 'Crecer'. En esta iniciativa han colaborado ACNUR, con la que IKEA colabora estrechamente desde 2010, con carácter consultivo y de intermediación; CEAR y Accem.
Pucarelli ha destacado en la firma del acuerdo que "en una primera fase del proyecto conseguimos que este colectivo pudiera disponer de espacios a los que llamar hogar y que más de 1.600 personas refugiadas pudieran sentirse acogidas y seguras, especialmente sus hijos e hijas, que son nuestra prioridad".
"Con este nuevo convenio buscamos crear para ellos oportunidades de futuro que les permitan sentirse igualmente acogidos a nivel social y económico y generar ingresos que les facilite avanzar, crecer y ofrecer unas condiciones familiares a los niños y niñas. En IKEA somos conscientes de la situación de emergencia que están viviendo muchas personas refugiadas y creemos que todavía tenemos mucho que aportar", ha apostillado.