Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Embriólogos clínicos piden que se reconozca su especialidad y su "indudable" labor sanitaria

La Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR) ha vuelto a solicitar a las autoridades sanitarias que reconozcan a la Embriología Clínica como una especialidad por la "indudable" labor sanitaria que realizan los expertos.
"Llevamos más de 20 años intentando que la Embriología Clínica sea una especialidad académicamente reglada, lo que supone que exista un programa formativo para los futuros embriólogos o para los embriólogos que estamos ya ejerciendo. Es una especialidad nueva que no interfiere con ninguna de las especialidades sanitarias o biomédicas existentes, es un área del conocimiento lo suficientemente amplio y novedoso como para constituir en sí mismo una especialidad", ha señalado a Europa Press la presidenta de la Comisión Especialidad y Certificado de ASEBIR, Carmen Ochoa.
Y es que, la mayoría de estos profesionales no tienen la consideración de profesionales sanitarios, resultando el perfil más frecuente el de licenciados en Ciencias Biomédicas sin especialidad reconocida. Estos expertos, que en su mayoría trabajan en centros de reproducción asistida, se dedican a realizar tareas como la aspiración de epidídimo y biopsia de testículo para técnicas de reproducción asistida y obtención, cultivo, inseminación y microinyección de ovocitos o transferencia de embriones.
Otras funciones de los embriólogos clínicos son la congelación de gametos y embriones, biopsia y fijación de las células en los casos de diagnóstico genético preimplantancional (DGP), preservación de la fertilidad en mujeres y niñas, selección y transferencia de embriones libres de enfermedades genéticas en los DGP, así como tareas de docencia.
NO EXISTIRÍA LA REPRODUCCIÓN ASISTIDA SIN EL EMBRIÓLOGO CLÍNICO
"Somos los que estamos en los laboratorios de las unidades de reproducción asistida. No existiría la reproducción asistida sin la figura del embriólogo clínico porque nadie en ninguna otra especialidad biosanitaria maneja gametos humanos o embriones humanos. Somos los únicos que lo hacemos", ha aseverado la doctora.
Por ello, a su juicio, la regulación de la especialidad garantizaría la seguridad de los pacientes y la trazabilidad de los procedimientos. Y es que, tal y como ha criticado, es "totalmente absurdo" que la red de hospitales públicos del Sistema Nacional de Salud tenga un sistema de trazabilidad, en el que se exige que los profesionales que trabajan en la red sanitaria tengan una formación académicamente reglada y los embriólogos clínicos estén ejerciendo su labor sin tener esta formación.
Actualmente, los profesionales pueden obtener una certificación creada por ASEBIR en la que se garantiza que el especialista tiene unos mínimos conocimientos para ejercer la Embriología Clínica. Esta certificación, según ha informado la doctora Ochoa, es "muy exigente" y los candidatos son formados durante cuatro años en aspectos teóricos y prácticos sobre los que se tienen que examinar para obtener esta certificación.
Una iniciativa que demuestra la "enorme voluntad" que tiene ASEBIR para que la Embriología Clínica esté regulada pero que, según ha lamentado Ochoa, es tenida en cuenta como una "disculpa" por parte del Ministerio para no crear la especialidad al creer que "funcionan bien" y no necesitan regulación.
"Pero hay que regularlo y son ellos quienes están haciendo dejación de su responsabilidad cuando no quieren regular esta especialidad, a pesar de que lo han tenido a tiro con la elaboración del Real Decreto 639 y no quisieron meterlo en el apartado de especialidad multidisciplinaria", ha sentenciado la representante de ASEBIR.