Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan el cuerpo de una mujer "medio devorado por lagartos" en una isla de Tailandia

Elise Dallemagne y su madreFacebook

Elise Dallemagne, una mujer belga de 30 años, ha sido hallada muerta "medio devorada por lagartos"  después de suicidarse colgándose de un árbol en la isla de Koh Tao, en Tailandia. Esta es la versión policial que la madre de la joven, Michele van Egten, no cree.

Elise había estado viviendo en un centro de retiro de yoga y tantra en la vecina isla de Koh Phangan tras viajar durante dos años por Asia y Australia. Formaba parte de la secta de Sai Baba y vivía con un autoproclamado gurú alemán llamado Raaman Andreas. El día 17 de abril dejó la isla para volver a Bélgica. Sin embargo, nunca regresó a casa, informa The Mirror.
El 28 de abril se convirtió en la última turista hallada muerta en la isla de Koh Tao. Antes que ella, seis extranjeros más murieron en la isla.
Su madre afirma que “no creo lo que la Policía nos dice. Creemos que alguien más está involucrado. Cada vez estamos más seguros de que la información de la policía no es la explicación correcta”.
El periplo de Elise es extraño. Su objetivo era llegar a Bangkok para coger el avión. Su madre habló con ella por Skype el 17 de abril. Dos días después, el 19 de abril, tomó un ferry, pero no se sabe por qué Elise decició bajarse en la isla de Koh Tao en lugar de seguir hacia el continente.
Según su madre, Elise utilizó un nombre falso, ‘Elise Dubuis’ para registrarse en un bungalow. Inexplicablemente, se desató un incendio que calcinó tres de estos bungalows de bambú, incluyendo en el que se alojaba Elise.
Elise huyó 2,5 km a través de la selva hasta la bahía de Tanote y allí tomó una habitación en el Poseidon Resort, donde reservó otro billete para Bangkok el 24 de abril.
Ocho días más tarde, los vecinos de la idílica Bahía de Tanote descubrieron el cuerpo medio comido de Elise entre las rocas detrás del Tanote Family Bay Resort.
La policía le dijo a la madre de Elise, Michele, que su hija se suicidó colgándose de un árbol tres días antes de que la encontraran. Pero ninguna nota o mensaje de suicidio ha sido encontrado y Michele busca desesperadamente información sobre la misteriosa muerte de su hija.
Misteriosamente, el equipaje de Elise parece haber sido embarcado en el transbordador que debía tomar, y llegó a la provincia de Chumphon, donde la joven debía haber cogido un autobús a la capital.
Elise fue identificada por los registros dentales y por radiografías anteriores. Michele indica que la policía le dijo que Elise había aparecido envuelta en viejas camisetas y con una botella de combustible vacía junto a ella.
Se le realizó una autopsia en el Hospital Surat Thani y más tarde en el Instituto de Medicina Forense de la Policía de Bangkok, y Elise fue cremada 14 días después.
Michele cree que hay "demasiadas cosas que nos muestran que alguien más está involucrado. La Policía nos dijo que Elise se colgó en la selva. No puedo aceptar que mi hija se haya suicidado.  Estaba normal en la última conversación y no había signos de depresión. No sé por qué reservó un billete a Bangkok y luego fue a la selva a suicidarse. Estoy devastada por los acontecimientos, sigo esperando el informe final de la autopsia, solo queremos más información”, afirma.
Michele señala que la Policía nunca le enseñó fotos de su hija colgada del árbol donde la  encontraron a pesar de que una práctica normal para los agentes es fotografiar la escena. Ahora ha contratado a un investigador alemán para localizar a los testigos que descubrieron el cadáver de Elise y confirmar dónde apareció su cuerpo. Michele también está buscando respuestas del gurú de culto alemán Raaman Andreas.
La muerte de Elise es la última de una serie de siete muertes de extranjeros en los últimos tres años en una isla que es muy popular entre los mochileros.
La muerte parece haber sido suprimida por las autoridades tailandesas interesadas en ocultar las muertes de extranjeros. Según fuentes periodísticas cercanas al caso, los editores nativos dicen que están bajo presión para no publicar tales historias.