Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La infanta Elena muestra su lado más tierno esquiando con sus hijos en Baqueira Beret

La Infanta Elena con su hija esquiandocuatro.com

La Infanta Elena ya disfruta de sus vacaciones navideñas junto a sus hijos practicando uno de sus deportes favoritos, antes de que comience el curso y su hija pequeña deba regresar a su colegio en Inglaterra. Tras asistir a la tradicional cena de Nochebuena en Zarzuela, un año más la duquesa de Lugo ha viajado a la estación leridana de Baqueira donde ha dado buena muestra de que es una experta esquiadora.

Como viene siendo habitual en los últimos años, la Corona no ha informado sobre cómo pasarán las Navidades los miembros de la Familia Real. Sin embargo parece que la cena de Nochebuena en Zarzuela sirvió para reunir a los tres hijos del rey Juan Carlos con sus respectivas familias.
Los duques de Palma, instalados en Suiza, han volado hasta Madrid para pasar la Navidad en La Zarzuela con la familia. Desde que el "caso Nóos" salió a la palestra pública, la Institución ha evitado azuzar las elucubraciones de los medios de comunicación respecto a sus encuentros privados, ya que cualquier vinculación de los duques de Palma, concretamente de Iñaki Urdangarín, con los demás miembros es objeto de polémica.
Finalizada la reunión navideña, cada miembro emprendió sus respectivos destinos para seguir disfrutando del resto de las vacaciones. Mientras la infanta Cristina ponía rumbo a Álava, para disfrutar sus últimos días en España en compañía de la familia Urdangarín, la Infanta Elena ha vuelto a repetir destino, viajando a la estación leridana de Baqueira Beret para practicar uno de sus deportes favoritos, el esquí.
La hija mayor del Rey y sus hijos llegaron temprano a las inmediaciones de las pistas. No iban solas, las acompañaba le asesor personal de las Infantas, Carlos García Revenga, imputado también en el Caso Noos por presunto desvío de fondos públicos. Vestían una equipación similar con unas enormes gafas de sol, que hacía difícil su identificación entre el resto de visitantes.
La pequeña Victoria, con pantalón y chaqueta gris con detalles azules, portaba alegremente sus esquíes sobre los hombros. Y es que la pequeña apura los últimos días que le quedan junto a su orgullosa mamá antes de regresar al internado de Inglaterra en el cursa sus estudios.
A continuación madre e hija esperaron pacientemente la cola del telesilla para subir a unas de sus pistas preferidas. Ambas mostraron una de las estampas más tiernas cuando Victoria apoyó su cabecita sobre el hombro de su mamá, mientras doña Elena respondía con el mismo gesto.
Siguiendo los pasos de su madre, Victoria Federica se ha convertido en toda una pequeña esquiadora profesional, del mismo modo que su hermano Froilán junto al que le vimos deslizarse sobre la pista leridana. Ya son muchos años los que los niños pasan junto a la Familia Real esquiando y demuestran mucha agilidad cada vez que bajan la montaña.
Feliz por poder estar con sus hijos, doña Elena sonreía relajada antes de lanzarse por la pista. Haciendo gala de ser toda una madraza, no dudó en acercarse a su hija para darle un tierno beso en la mejilla.