Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una perra se reencuentra con su entrenador tras su trabajo detectando bombas

Eggy tiene una historia de película. Esta perra fue entrenada por Sin, un guía alemán, que la enseñó a detectar bombas en Afganistán. Eggy  se sentaba cada vez que olía un explosivo y era la mejor. Salvó la vida de un grupo de soldados canadienses al oler una bomba justo antes del paso de la compañía. Sin y Eggy se separaron y la perra se quedó en Afganistán. Sin volvió a España. El hombre  hace 5 meses empezó a mover cielo y tierra para traerse a la perra, porque normalmente los sacrifican cuando son mayores. Este miércoles, Sin y Eggy se juntaban en la terminal de carga del Aeropuerto de Barajas, tres años después desde la última vez que se vieron. Ahora como veterana de guerra, y con muchos galones Eggy se jubila junto a su dueño en España.