Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Donald Trump ofrece su ayuda a los padres del bebé terminal Charlie Gard

Donald Trump se ha ofrecido a ayudar a Charlie Gard, un bebé terminal de 10 meses que está siendo tratado en Londres. La noticia llega después de que un tribunal británico dictaminase que el soporte vital del bebé debería apagarse.

En un movimiento inusual, el Presidente de los EE.UU. twitteó: "Si podemos ayudar al pequeño #CharlieGard, como nuestros amigos en el Reino Unido y el Papa, estaríamos encantados de hacerlo".
Trump ha sido acusado de enviar otros tweets como "distracciones" de temas más amplios como el nuevo proyecto de ley de atención médica que los republicanos están tratando de conseguir.
Bajo el tweet del Presidente sobre el niño, que tiene una rara condición genética y daño cerebral, el comentarista de derechas Paul Nehlen dijo que el caso es "una prueba más de que el socialismo mata".
Los padres de Charlie Gard, Chris Gard y Connie Yates, habían estado esperando que el soporte se apagara el viernes. El Gran Hospital de la Calle Ormond (GOSH) dijo que continuaría con el cuidado de Charlie para permitir que la familia pasara más tiempo con él.
El Papa Francisco dijo que los padres del niño deberían ser autorizados a "acompañar y tratar a su hijo hasta el final". Su declaración llegó el mismo día que la gente se reunió frente al Palacio de Buckingham para protestar por la decisión de permitir que el tratamiento del niño terminara.
El 27 de junio, sus padres perdieron su apelación legal final para llevar a su hijo a los Estados Unidos para tratamiento experimental, por lo que recaudaron 1,3 millones de libras a través de un crowdfunding.
Los padres de Charlie habían pedido a los jueces de los tribunales europeos en Francia que consideraran su caso después de que el Tribunal Supremo, el Tribunal de Apelación y el Tribunal Supremo del Reino Unido dictaminasen a favor de los médicos del GOSH. Pero la Corte Europea de Derechos Humanos se negó a intervenir la semana pasada. El hospital también negó su solicitud de llevarse a su hijo a casa para que muriera allí.
Charlie no puede ver, oír, moverse o llorar y ha estado recibiendo tratamiento desde octubre pasado. Su madre, Yates, dijo que el dinero del crowdfunding iría a una caridad para el síndrome del agotamiento mitocondrial si al final Charlie no pudiese beneficiarse de los fondos.