Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dona más de 3.500 euros a un sintecho para poder operarse a corazón abierto

Dona más de 3.500 euros a un sintecho para poder operarse a corazón abiertoDaily Record

Anna Loudon una estudiante de la universidad de Dundee, Escocia, de buen corazón ha recaudado más de 3.500 euros para donárselos a Les Gordon. Este sintecho necesita una operación a corazón abierto y un hogar para recuperarse de la cirugía a la que se tiene que someter desde hace un tiempo.

La joven estudiante y Les Gordon se conocieron hace cuatro meses fuera de una cafetería de Dundee donde Anna tomaba café. Los dos comenzaron a hablar porque Anna le invitaba a tomar café y se sentaba a su lado. Un día Gordon le contó cómo había llegado a estar en la situación en la que se encontraba. 
El sintecho había sufrido un accidente donde se rompió la espalda y eso le impidió poder seguir trabajando por causa de una minusvalía. Llevaba nueve meses pasando penurias, escalofriantes temperaturas invernales y hasta había aguantado que la gente le orinase encima. 
Anna, decidió iniciar una recaudación de fondos para ayudar a Les en su recuperación de la operación a corazón abierto que llevaba retrasando un tiempo, debido a que no tenía ningún hogar donde poder recuperarse de la intervención. Ella dijo que "a pesar de estar en una situación tan difícil, Les se mantiene siempre positivo. Él es un apasionado de la lectura y le encanta la pesca. También es generoso a pesar de tener tan poco. El dinero que recaudemos para Les irá a un depósito del alquiler de un piso, servicios públicos y otros gastos relacionados con sus condiciones de vida", según publica el diario Mirror.
Una foto de Anna tomando café con Les hizo viral la campaña iniciada por la joven después de que otro estudiante lo publicase en Twitter. Las donaciones desde entonces no han parado, rompiendo el objetivo inicial de Anna y recaudar más de 3.500 euros.