Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dobri Dobrev: El mendigo que pide en la calle para dárselo a los pobres

Dobri Dobrev: El mendigo que pedía en la calle para dárselo a los pobresInformativos Telecinco

Se trata de Dobri Dobrev, un mendigo búlgaro de 99 años de edad. Este hombre ha sido elegido en su país como una de las 'Personalidades de las Noticias de 2013' de una encuesta anual realizada por la agencia de noticias 'Sofia News Agency'. Y es que el motivo ha sido que todo lo que recauda de pedir en la calle, lo entrega a los pobres y a varias iglesias.

Según varias fuentes recogidas por Russia Today, Dobri camina a diario 10 kilómetros desde su pueblo natal de Baylovo en Bulgaria hasta Sofía con el fin de recaudar dinero. Un dinero que, seguidamente, dona a la Iglesia. Y por este gesto, Dobri ha recibido la mayoría de los votos en la categoría 'Caridad' de una encuesta anual realizada por la agencia de noticias 'Sofia News Agency'. Tal y como afirma la página: "todavía hay espacio para la caridad y las buenas obras". Sin embargo, el anciano no guarda nada para sí mismo: todo lo que recauda lo distribuye entre los pobres o lo dona para la restauración de varias iglesias viejas y algunos monasterios ortodoxos de ese país.
Muchos de los residentes de la capital búlgara alguna vez se han topado con él, pero desconocen su historia. "Hasta hace unas décadas vivía una vida normal y corriente, hasta que decidió convertirse en un mendigo por causas religiosas", se puede leer en una página ortodoxa de Facebook.
"Sus ojos cordiales, su sonrisa agradable y su humilde mirada, hacen que este hombre brille ante los ojos de los demás, quienes sin dudarlo se acercan a este anciano pare recibir su bendición", afirma este enlace de Internet.
Dobrev tiene problemas de audición y de momento su meta antes de llegar a los cien años es seguir con este gesto solidario al que dedica la gran mayoría del tiempo.