Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dispara una bala al cielo y al caer mata a un niño de 13 años que jugaba al baloncesto

niño balaGoFundMe

Un niño de 13 años de edad, del noroeste de Indiana, murió al ser alcanzado por una bala que cayó del cielo. El niño falleció en el hospital y fue una autopsia la que determinó que su muerte se debía a una herida de bala en la cabeza. La Policía considera este incidente un homicidio y ha pedido la colaboración ciudadana para encontrar al culpable que disparaba al cielo.

Noah Inman estaba jugando al baloncesto con un grupo de niños alrededor de las 9:30 de la noche cuando cayó una bala, según una declaración de la policía de Hammond y la oficina del médico forense del Condado de Cook, recoge Chicago News.
Los testigos pensaron que el niño tenía una convulsión y llamaron a una ambulancia, dijo la policía. En el hospital, se determinó que fue golpeado por una bala que alguien disparó al cielo.  Inman fue trasladado más tarde al Hospital de Niños en Chicago, donde murió. Una autopsia encontró que murió de una herida de bala en la cabeza y su muerte fue declarada como homicidio.
Una página de GoFundMe creada para ayudar con los costos médicos y funerales ha recaudado más de 23.000 dólares de los 30.000 que se pretenden alcanzar.
La tía de Noah, Sarah Boyle Daniels, quien comenzó la página en nombre de la familia, escribió: "Noah siempre ha tenido un corazón increíble y ha sido querido por tanta gente a sus 13 años. El amor, oraciones y apoyo que hemos recibido es un testimonio del impacto que Noah tiene en los que lo rodean".
En un mensaje de Facebook, el alcalde de Hammond, Thomas McDermott Jr., dijo que la policía de Hammond está "investigando las pistas sobre la persona que cometió este acto". Instó a la gente a notificar a la policía si vieron a alguien disparando al cielo. "Los actos de este tipo de idiotas nos ponen a todos en peligro por su imprudencia."

McDermott también pidió a los residentes que oraran por Noé y su familia. "Todo lo que este chico joven estaba haciendo era lo que cualquier niño normal de 13 años hace durante el verano, jugando afuera en su vecindario", dijo el alcalde. "Qué lástima."