Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos en Bollullos (Sevilla) una pareja y su hijo por vender droga por el método de 'telecoca'

La Guardia Civil ha detenido en Bollullos de la Mitación (Sevilla) a una pareja compuesta por M.A.P.M., de 46 años, y M.E.C.L., de 45 años, y a su hijo, identificado como M.A.P.C., de 20 años, por delitos contra la salud pública, desarticulando así un punto de venta muy activo que operaba desde la vivienda familiar y vendía cocaína al menudeo por el método de 'telecoca'.
De este modo, agentes del área de investigación del puesto principal de San Juan de Aznalfarache iniciaron la 'Operación Baza' tras sospechar que se pudiera estar vendiendo droga en una vivienda de Bollullos de la Mitación, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado de prensa.
Así, los agentes realizaron vigilancias al domicilio y se incautaron de diferentes dosis de cocaína a compradores que acudían al lugar.
Por tales motivos, los agentes realizaron un registro de la vivienda y hallaron 13.319,70 euros en efectivo, una caja con dosis de cocaína listas para su venta, sustancias para cortar la droga, pesarla y distribuirla en envoltorios monodosis, cuatro teléfonos móviles, una escopeta calibre 12 con su guía de pertenencia, una carabina de aire comprimido calibre 5,5 sin documentación, y una libreta con anotaciones del dinero que debían los compradores.
La Guardia civil también se ha incautado del vehículo usado para desplazarse y vender la droga.
El 'modus operandi' usado por los detenidos, conocido coloquialmente como 'telecoca', consistía en que el comprador realizaba una llamada telefónica y confirmaba que el vendedor estaba en la vivienda, tras lo que el primero se desplazaba a la misma, aparcaba en la puerta y hacían la transacción a través de la ventanilla del vehículo.
En otras ocasiones, y tras una llamada previa del comprador, el vendedor se desplazaba en su vehículo y llevaba la droga a un punto previamente acordado por teléfono.