Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un hombre acusado de almacenar fotos de menores de carácter sexual

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la provincia de Sevilla a un hombre de 41 años que supuestamente contactaba a través de la conexión a Internet de una biblioteca pública con menores de edad a quienes les solicitaba imágenes de carácter sexual, por lo que se le atribuyen supuestos delitos de corrupción de menores y tenencia y distribución de pornografía infantil.

Según ha informado este sábado la Policía en una nota, para ello, el ahora detenido supuestamente utilizaba datos falsos para crear perfiles en redes sociales a través de los que no sólo contactaba con menores sino que también almacenaba fotografías de niños de entre ocho y 14 años de edad semidesnudos y en poses y actos sexuales.
Los agentes que se han encargado de esta detención han registrado el domicilio de este hombre y han localizado dentro del colchón de su habitación un teléfono móvil y varios discos compactos con fotografías y vídeos de pornografía infantil. Además, según la Policía, el arrestado ha reconocido haber recibido "vídeos y fotografías de carácter sexual de unos 200 menores".
Para ello, el hombre trataba de ganarse la confianza de los menores "mediante engaños" y "siempre bajo una identidad falsa" para solicitarle fotografías íntimas, que, una vez conseguidas, le servían para exigir otras "más explícitas bajo la amenaza de difundir entre los conocidos del menor las fotos que ya poseía", siempre según la versión de la Policía.
La investigación llevada a cabo para esclarecer estos hechos --desarrollada por agentes de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial y del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Sevilla-- también ha concluido que este hombre contactaba con sus víctimas primero a través de redes sociales destinadas a jóvenes, si bien posteriormente cambiaba ese medio por servicios de mensajería instantánea.
Además, para "dificultar su localización" por parte de la Policía, supuestamente se desplazaba hasta una biblioteca pública, de la que usaba su conexión a Internet con la idea de permanecer así como un usuario anónimo.