Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido por compartir material pornográfico infantil a través de la wifi de su empresa

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a un hombre de 30 años que compartía material pornográfico infantil en Internet a través de la red privada de intercambio de archivos de la empresa en la que trabajaba. Al parecer el sujeto llevaba años compartiendo estas imágenes de forma intermitente.

El detenido utilizaba la wifi abierta de su empresa para no ser detectado, ya que esta red es anónima y se utiliza bajo contraseña, ha informado el Ministerio del Interior a través de un comunicado.
El intercambio de imágenes de pornografía infantil se realizaba desde Madrid, concretamente desde un edificio empresarial de siete plantas en el que trabajaban más de 300 personas.
El material que el sujeto compartía ha sido calificado "de extrema dureza". Para su difusión, utilizaba una red privada a la que accedían varios pedófilos debido al anonimato que ofrece a sus usuarios.
El sistema utilizado, cuyo funcionamiento es similar al de las redes P2P, permite compartir, de forma rápida y privada, archivos de cualquier tamaño con contactos de confianza. A esta red sólo pueden acceder aquellas personas a las que un usuario del programa haya invitado previamente.
Los investigadores, la Unidad de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial (UIT), utilizaron técnicas de ingeniería social para la identificación de los sospechosos y localizar al usuario de este programa, que podría llevar años distribuyendo archivos pedófilos a través de esta red.
Los agentes, en colaboración con los responsables de la empresa, rastrearon planta a planta el edificio para localizar el dispositivo electrónico desde el que se estaba perpetrando la actividad delictiva.
El individuo, al percatarse de la presencia policial, llamó la atención de los agentes por la actitud mostrada. Esto llevó a los investigadores hasta su mesa de trabajo donde encontraron un ordenador, a través del que compartía miles de archivos pornográficos infantiles con más de doscientos contactos que tenía agregados en su cuenta.