Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en Ourense un conductor al negarse a hacer la segunda prueba de alcoholemia tras dar positivo en la primera

La Guardia Civil de Ourense ha detenido al conductor de un turismo, que además tiene el carné retirado, después de negarse a someterse a la segunda prueba de alcoholemia tras tener un resultado positivo de 0,54 miligramos de alcohol por aire espirado en la primera.
Según ha informado el Instituto Armado, el pasado fin de semana el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense intensificó los controles de alcohol y drogas en zonas transitadas por bicicletas y motocicletas, con el fin de concienciar que se trata de un "colectivo vulnerable" y que se "les debe prestar una especial atención en el momento de aproximarse a ellos".
Así, según apuntan las mismas fuentes, se realizaron 466 pruebas de alcohol y drogas, de las que 20 dieron resultado positivo en consumo de alcohol y cinco en el de drogas.
En concreto, según apunta la Benemérita, en uno de los controles de alcoholemia el conductor de un turismo Audi A3 no se sometió a la segunda prueba de detección alcohólica, tras haber arrojado un resultado de 0,54 mg/l en la primera.
La Guardia Civil recuerda que es obligatorio someterse a la segunda prueba pasados diez minutos. Por ello, el conductor fue detenido y se le instruyeron diligencias remitidas al juzgado.
No someterse a la segunda prueba de detección alcohólica constituye un delito contemplado en el artículo 383 del Código Penal, penado con prisión de seis meses a un año y privación del derecho de conducir vehículos a motor y ciclomotores entre uno y cuatro años, según puntualizan las mismas fuentes.
Además, este conductor, residente en Amoeiro (Ourense), se encontraba privado del permiso de conducir al haber recaído sobre él una pérdida de vigencia desde diciembre de 2015, según apostilla el Instituto Armado.