Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre pide al TC parar una orden que obliga a su hija a volver a Suiza con el padre

Desiré Vicente, la madre de la niña de cinco años de edad sobre la que pesa una orden de restitución para que vuelva a Suiza con el padre, imputado en España por violencia de género, ha presentado este viernes un recurso extraordinario de amparo ante el Tribunal Constitucional con el objetivo de suspender este proceso, mientras lo resuelve, y que la niña continúe en España con ella.

Según ha explicado la abogada de la madre, Almudena Mendoza, "ésta es la única posibilidad que queda, dada la precipitación de los acontecimientos". Una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid ha dado la razón al padre para que se haga efectiva esta orden suiza de restitución de la menor, pese a la imputación y a que a la madre se le haya concedido en España la custodia de la niña.
La Audiencia ha dejado sin efecto la prohibición de salida del territorio español de la menor, acordada en auto de 15 de abril de 2014 por el Juzgado de Violencia sobre la mujer número 11 de Madrid. El padre de la niña de doble nacionalidad suiza y griega, Philippe Kitsos, se encuentra desde este jueves por la tarde en Linares (Jaén), donde reside la menor con su madre, a la espera de que la Policía recoja a la niña y se la entregue.
"Lo peor es que este hombre, imputado en España por malos tratos a su expareja, se la puede llevar a la niña en cualquier momento a Suiza y la madre no la volverá a ver en la vida", alerta la abogada. El padre consiguió en Suiza la custodia exclusiva de la menor, quitándole la patria potestad a la madre, a la que no se ha escuchado, de manera que no tiene en ese país ningún derecho sobre su hija.
"Vamos a la desesperada, necesitamos que el Tribunal Constitucional nos dé la oportunidad de poder revertir esta situación y de jugar las tres bazas que nos quedan y que la Audiencia Provincial nos ha arrebatado", ha asegurado la abogada que no entiende "cómo a un presunto maltratador no se le exige declarar por ello en España y se le tiende un puente de plata para que se lleve a la niña".
VEINTE MESES
Todo comenzó, según ha contado Desiré Vicente en declaraciones a Europa Press, el pasado 3 de agosto de 2013 cuando, de vacaciones en Grecia con su pareja e hija, sufrió en la vía pública una agresión física de éste y el abuelo paterno de la niña, "en presencia de la menor y de varios testigos". La policía griega se hizo cargo de la madre y su hija y, al día siguiente, las envió a Madrid en el primer vuelo con la ayuda del Consulado de España en Atenas.
"Nos fuimos en bañador a España hace casi dos años y desde entonces el padre de la niña no ha mostrado ningún interés por ella", afirma esta madre, que, al llegar a Madrid, tras ser atendida por la Policía en España y asistida médicamente, inicia el protocolo de violencia de género. Imputan al padre en España, pero no viene a declarar pese a los requerimientos de la justicia española, que además dicta una orden de detención y que, según Desiré, "está guardada en un cajón en Suiza".
Philippe Kitsos es diputado suizo y concejal de Chaux-De-Fonds, la ciudad en la que vivían los tres. La madre indica que el padre obtiene en Suiza, "desde el primer momento" y "en 24 horas", la guardia y custodia exclusiva de la niña, que intenta ejecutar en España, pero un Juzgado de Familia se la deniega. Al parecer, presenta esta petición el 12 de septiembre y, al día siguiente, la obtiene "sin que ni siquiera conste un régimen de visitas de la madre", asegura.
El padre pide por primera vez la restitución de la menor en noviembre de 2013, alegando secuestro interparental de menores, una petición que llega al Juzgado de Violencia contra la Mujer, que desestima al considerar que "existe un grave peligro para la niña".
Tras negar al progenitor esta petición de restitución, en abril de 2014, este juzgado otorga a Desiré la guardia y custodia de Olympia y establece un régimen de visitas para el padre de una vez al mes en un punto de encuentro con vigilancia ante el riesgo de secuestro de la menor. También le permite comunicarse con la niña a través de Internet, pero, según Desiré, "ni lo intenta", y le impone una manutención de la que "tampoco se hace cargo".
RECURSO DE APELACIÓN DEL PADRE
Posteriormente, Philippe Kitsos presenta un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid, que acaba dándole la razón en una sentencia a fecha de 31 de marzo de 2015 y emite una orden para que la niña sea devuelta al padre y, mientras esto se haga efectivo, Olympia ingrese en un centro de menores en Madrid.
"El 7 de abril nos notifican la orden de restitución inmediata en un auto que no tiene número, que parece un borrador, y en el que no se tiene en cuenta el estado de la menor, no examina a la niña, ni se preocupa por conocer cómo vive en España con su familia materna y dice que no existe riesgo para que la vuelva a suiza al domicilio paterno", lamenta la madre, que asegura sentirse "absolutamente indefensa".
Ante esta situación, Desiré acude a declarar a la Policía para evitar que se ejecute la orden este miércoles. Intenta que el Juzgado que imputó al padre y le concedió la custodia de la niña emita un auto para impedir lo dictado por la Audiencia de Madrid para evitar que su hija entre en un centro "teniendo aquí a su madre y a su familia", advierte. Sin embargo, el Juzgado de Violencia de Género no emite ningún fallo al respecto.
Frente a esta situación, Desiré presenta un incidente de nulidad ante la Audiencia Provincial, que la Audiencia inadmite. Este jueves por la tarde tarde la citan en la comisaría de Linares (Jaén), donde reside, para entregar a la menor al padre pero se presenta sin ella, según han detallado a Europa Press tanto fuentes policiales como un amigo de la familia Miguel Ángel de la Cámara.