Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulado con tres detenidos un grupo criminal que robaba cableado de cobre por todo el país

Agentes de la Guardia Civil de Alicante han detenido en Sevilla a tres hombres que habían formado un grupo criminal especializado en el robo de cableado de cobre en instalaciones fotovoltaicas. Los arrestados actuaban en todo el territorio nacional y habían cometido seis robos con fuerza en la provincia alicantina.
Según ha informado la Benemérita en un comunicado, el valor del cableado sustraído en la provincia, así como el valor de los daños producidos en dichas instalaciones alicantinas, supera los 100.000 euros.
En agosto de 2016, comenzaron a tener lugar una serie de robos centrados, sobre todo, en instalaciones fotovoltaicas de diversas localidades de la provincia de Alicante, como Crevillente, Villena y Monóvar.
Tras una investigación conjunta por parte de agentes de la Guardia Civil del Equipo de Policía Judicial de Crevillente y del Equipo ROCA de Ibi, se averiguó la identidad de los presuntos autores de estos robos, que actuaban por todo el territorio nacional y recorrían grandes distancias para la perpetración de los delitos y para eludir la acción policial.
Este grupo criminal organizado, ahora desarticulado, estaba "plenamente" dedicado a la comisión de este tipo delitos de robo con fuerza y, en concreto, estaba "altamente especializado" en el robo de cableado de cobre, han indicado desde la Benemérita.
"CONSIDERABLE" GRADO DE PREPARACIÓN
La presencia de vigilantes privados de seguridad en las instalaciones no era obstáculo para los sospechosos debido al considerable grado de preparación de los presuntos autores y al estudiado reparto de las funciones a realizar por cada uno de ellos.
Los ahora detenidos anulaban los sistemas de seguridad con los que contaban estas instalaciones, evitando así todo tipo de alarmas volumétricas, sensores perimetrales y sistemas de vigilancia, a pesar de la gran cantidad de cobre que extraían del interior de los recintos y del tiempo que empleaban en ello.
La investigación finalmente desembocó en Sevilla, en un barrio de la localidad de San Juan de Aznalfarache, lugar donde se produjeron las tres detenciones. En esa misma provincia se llevó a cabo una de las cinco inspecciones realizadas en centros de reciclado, las otras cuatro tuvieron lugar en diversos municipios de Alicante.
VENTA EN RUMANÍA Y SEVILLA
Los agentes han verificado que "importantes" cantidades del cableado sustraído han sido enviadas a Rumania, mientras que otra parte del cobre se ha vendido en centros de recuperación de metales de Sevilla.
Los detenidos son tres hombres de nacionalidad rumana de 21, 39 y 48 años, residentes en dicha localidad sevillana de San Juan de Aznalfarache. Todos contaban con antecedentes por delitos similares y suman en total 23 detenciones en los últimos cinco años.
Se les imputan seis delitos de robo con fuerza (los cometidos en la provincia de Alicante) y el delito de pertenencia a grupo criminal y han quedado en libertad provisional con cargos, a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Sevilla.