Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una red que captaba y vendía jóvenes moldavas a otra organización para prostituirlas en Italia y España

Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con la Guardia de Fronteras de Moldavia, han desarticulado una organización criminal internacional que captaba jóvenes moldavas, en su mayoría menores de edad, para después venderlas a otras organizaciones que las explotaban sexualmente en distintas localidades españolas e italianas.
El operativo, donde ha sido fundamental la colaboración ciudadana a través de la web www.policia.es, ha terminado con la detención del principal responsable en Moldavia, que ha ingresado en prisión por estos hechos, y otras cinco personas más en Barcelona que se encargaban de la explotación sexual de las víctimas en clubes y en la vía pública, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.
La coordinación entre autoridades judiciales y policiales moldavas, ha permitido a los agentes obtener pruebas suficientes de las actividades del principal responsable de la organización, que ha sido detenido en Moldavia e ingresado en prisión y actualmente cumple condena por estos hechos.
También se han podido probar las conexiones del cabecilla con dos redes de proxenetas que, tras comprar a las jóvenes, las explotaban sexualmente en domicilios de la localidad italiana de Cesena, una de ellas, y en Barcelona, la otra. Una vez localizada la organización que operaba en España, los agentes detuvieron en la ciudad condal a sus cinco miembros, tres mujeres y dos varones de distintas nacionalidades.
La participación ciudadana ha sido fundamental en la resolución del caso, ya que la web facilitada por la Policía permitía enviar mensajes anónimos para denunciar este tipo de delitos. En 2016, se han recibido 2.179 comunicaciones a través de estos medios, de las cuales 495 han generado algún tipo de intervención por parte de la Policía.
A RAÍZ DE UNA DENUNCIA ANÓNIMA EN 2015
La investigación comenzó a principios del año 2015 cuando la Policía recibió una información, a través de la página web disponible para estos casos, según la cual, una mujer, posiblemente menor de edad, estaba siendo obligada a ejercer la prostitución en Barcelona. Inmediatamente los agentes comprobaron los datos aportados y, tras localizar a la joven, que acababa de cumplir los 18 años, procedieron a su liberación.
A raíz de esto, la Policía averiguó que se trataba de una organización que captaba a las jóvenes en su país de origen, Moldavia, entre los sectores más pobres de localidades como Orhei, con la promesa de un futuro mejor. Las víctimas eran trasladadas al cumplir los 18 años a Italia o a España.
La operación ha sido llevada a cabo por la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y las Unidades contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales de Barcelona y Tarragona, en colaboración con la Guardia de Fronteras de Moldavia.