Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una organización criminal dedicada al tráfico internacional de armas y drogas

La Guardia Civil interviene un arsenal de armas de guerra con lanzagranadas, un fusil de asalto y una ametralladora, entre otras
La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal asentada en la provincia de Málaga dedicada al tráfico internacional de armas y drogas. En total se ha detenido a 16 personas de distintas nacionalidades.
La denominada 'Operación Rocket' ha sido desarrollada en dos fases, una primera en la que se detuvo a ocho personas y tres fueron investigados. En dicha fase se realizaron seis registros domiciliarios en las localidades malagueñas de Mijas, Marbella y Estepona y se incautaron diez kilogramos de marihuana, cocaína, una pistola dispuesta para hacer fuego, dinero en efectivo y varios vehículos.
En esta segunda fase han sido detenidas ocho personas y se han realizado cuatro registros domiciliarios aprehendiéndose una plantación 'indoor' de marihuana, cuatro kilogramos de hachís, diverso material para envasar al vacío y distribuir la droga, dinero en metálico y varios vehículos de alta gama, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.
Todos los detenidos, de nacionalidad holandesa, belga, española, brasileña, colombiana, marroquí y chilena, han sido puestos a disposición judicial acusados de los delitos de Pertenencia a Organización Criminal, Tráfico de Armas y Tráfico de Drogas.
A este grupo criminal les han sido intervenidas diferentes armas de guerra, granadas y munición como un fusil de asalto con culatín plegable, una ametralladora ligera, diez granadas de fusil, 22 granadas de mano, la mayoría con el sistema de iniciación; cuatro lanzagranadas cargados de 64 milímetros, tres multiplicadores o sistema de iniciación de granadas de mano, 15 cartuchos de proyección para granadas de fusil, una pistola y una escopeta superpuesta con cañones y culata recortados.
La Guardia Civil inició en el mes de septiembre de 2015 las investigaciones cuando se localizó un todoterreno estacionado en una urbanización de Mijas en cuyo interior se hallaba oculto el arsenal de armas de guerra y explosivos.
Debido a la gran peligrosidad del hallazgo el Grupo de Desactivación de Explosivos (GEDEX) de la Guardia Civil de Málaga se trasladó al lugar para manipular y trasladar de una manera segura el material encontrado, ya que el mismo se encontraba activo y podía provocar su detonación en cualquier momento.
Los artificieros, con autorización judicial, procedieron a la destrucción en un lugar habilitado al efecto el material potencialmente sensible como las granadas, los lanzagranadas y los sistemas de iniciación de granadas, han precisado.
Las armas se encontraban envueltas en papel de periódicos holandeses, por lo que ante el peligro que suponía el hallazgo para la seguridad internacional, y dada la situación que se vivía tras los atentados terroristas ocurridos en Francia y Países Bajos, los agentes encargados de la investigación descartaron una posible relación con los mismos, localizando al propietario y personas que en algún momento habían utilizado el vehículo encontrado y del circulo de amistades de estos.
Fruto de la investigación de este hallazgo se logró averiguar los países de fabricación y procedencia de las armas e identificar a dos personas de nacionalidad holandesa y belga asentados en las localidades de Mijas y Marbella y con numerosos antecedentes penales por delitos cometidos en países europeos, los cuales intercambiaban las armas por grandes cantidades de droga que adquirían en la provincia de Málaga para posteriormente enviarla a los Países Bajos, descartando por completo la relación directa con grupos terroristas.
Tras más de un año de investigación los agentes pudieron determinar cómo estaba estructurada la organización criminal y que función desempeñaba dentro de ella cada componente de la misma, teniendo cada uno de ellos perfectamente definidas sus labores, que eran dirigidas estrictamente por sus cabecillas.
Las armas que no han sido destruidas por el GEDEX se encuentran a disposición judicial en las dependencias de la Intervención de Armas de la Guardia Civil.