Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Demi Lovato no podía estar más de una hora sin consumir cocaína

Demi Lovato cumple 21 primaverasInformativos Telecinco

Ha sido quizá una de las entrevistas más sinceras que ha concedido la jurado del programa estadounidense The X Factor. Demi Lovato ha contado cómo fueron los duros momentos que atravesó cuando era adicta a la cocaína, reconociendo que no podía dejar pasar ni una hora sin consumir.

No le resultaba nada difícil ocultar su adicción ni que la gente de su alrededor se percatara de ello, pero a sus 21 años puede decir que tuvo una adolescencia algo complicada pero que gracias a Dios se dio cuenta de a donde le estaba llevando todo aquello y decidió poner remedio. Pero mientras Demi triunfaba como la nueva niña Disney, ella ya no era tan niña.
"No podía estar ni una hora sin consumir cocaína", es la dura declaración que la cantante y actriz ha concedido a Access Hollywood durante una entrevista. Ha admitido que como si de una contrabandista se tratase, llevaba dicha sustancia en los aviones y esperaba a que todo el mundo se durmiese para consumirla, estuviera donde estuviera siempre tenía que llevar encima.
La cocaína no era su único problema, ya que también tenía dificultades con la bebida. "Iba al aeropuerto con una botella de Sprite rellena solo con Vokda y eso a las nueve de la mañana", ha dicho la cantante para después añadir que en esta etapa de su vida ya tenía a mucha gente a su alrededor ofreciéndole su ayuda, pero que ella no la quería.
No sólo ha confesado sus adicciones en voz alta, si no que también ha revelado que cuando tan solo tenía ocho años sufrió serios trastornos alimenticios. Empezó comiendo compulsivamente hasta que vio el peso que estaba ganando y dejó de comer, empezó a vomitar hasta que ya solo le salía sangre por la boca, momento en el que se dio cuenta que "o paro de hacer esto, o me voy a morir".
La madre de la actriz, Diana, acompañó en todo momento a su hija durante la entrevista y en un determinado momento decidió intervenir y tomar parte de culpa por todo lo sucedido. "Tenía problemas en los que tenía que trabajar también porque no le estaba dando un buen ejemplo", ha dicho la madre de la actriz, "tenía un desorden alimenticio terrible que he tenido por muchos años pero que no me había dado cuenta, así que tuve que enfrentarme al hecho que yo también estaba sufriendo".
Ahora Demi ya se encuentra recuperada del todo y espera que su libro Staying Strong 365 Days a Year, donde cuenta sus duras experiencias y las cosas que le ayudaron a superar sus adicciones, sirva de apoyo a todas las personas que estén atravesando por lo mismo que pasó la actriz.