Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno dice que "no se descarta nada" en el caso de Alcalá de Guadaíra

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha manifestado que "no se descarta nada" en cuanto a las hipótesis del fallecimiento de los tres miembros de una misma familia en su vivienda de la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra, a consecuencia de una parada cardiorrespiratoria que desde un principio se atribuyó a una toxiinfección alimentaria.

En declaraciones a los periodistas en Córdoba, la delegada ha informado de que los agentes de la Policía Nacional registran ahora el domicilio, con orden judicial, dado que "la jueza quiere observar todos los detalles de la casa de nuevo", aunque aclara que "no se puede aventurar nada en estos momentos", de manera que "están todos los caminos abiertos", a la espera de la investigación.
En este sentido, preguntada por qué cobra más fuerza ahora mismo si el suceso ha sido intencionado o accidental, la delegada ha contestado que "los informes se hacen lo más rápido posible" y ante ello insta a "esperar un poco y ser prudentes", a lo que añade que "no se descarta nada".
Entretanto, Crespo transmite de nuevo las condolencias y desea "la pronta recuperación de la menor que está ingresada en el hospital actualmente y que ahora se ve la formula de incorporarse a la familia en estos momentos".
En concreto, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) ha decidido levantar el secreto de sumario que hasta ahora pesaba sobre la causa judicial, de modo que habría resuelto así atender al requerimiento de la Fiscalía, que consideraba que el secreto sumarial no era necesario al no haber riesgo de que la investigación quedara obstaculizada si el mismo se levantaba.
Las pesquisas realizadas apuntan a que los alimentos encontrados en el domicilio de la familia no habrían superado su periodo de caducidad. Asimismo, no existiría constancia de ningún tipo de antecedente de conflicto familiar; se trabaja en base a posibilidades como el consumo de comida en mal estado o la ingestión accidental de algún tipo de toxina.
Los hechos
Cabe recordar que el centro coordinador de Urgencias y Emergencias Sanitarias de Sevilla tuvo constancia del suceso a las 2,55 horas de este sábado, cuando recibió una llamada procedente del domicilio de esta familia en la que se solicitaba asistencia por un cuadro de náuseas y vómitos.
Desde el centro coordinador se envió un equipo móvil del Dispositivo de Cuidados Críticos de Urgencias de Alcalá de Guadaíra, compuesto por un medico, un enfermero y un conductor, quienes atendieron a todos miembros de la familia en el lugar.
A las 09,09 horas, el centro coordinador de urgencias y emergencias de Sevilla atendió una nueva llamada en la que se solicitaba asistencia sanitaria desde el mismo domicilio debido a un agravamiento de los síntomas. Tras esto, se envió nuevamente un equipo móvil que al llegar al lugar encontró a dos adultos en estado grave y a una niña de 14 años en parada cardiorrespiratoria.