Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decenas de personas de diferentes nacionalidades despiden con "cariño" en Roma al prelado del Opus Dei

Decenas de personas de diferentes nacionalidades han desfilado durante todo el día de este martes 14 de diciembre ante los restos mortales del prelado del Opus Dei, monseñor Javier Echevarría, que descansan desde esta mañana en una urna situada bajo el altar de la iglesia prelaticia del Opus Dei, situada en el barrio de Parioli cerca del centro de Roma para darle su último adiós.
Está previsto que la Iglesia continúe abierta hasta medianoche para acoger a todos aquellos que se acercan a despedir Monseñor Echevarría, que falleció este lunes 12 de diciembre en Roma. A lo largo del día, han sido muchas las personas que ya se han acercado para pedir su intercersión.
Por ejemplo Gabriel, un joven seminarista de 25 años, procedente de Venezuela que, en declaraciones a Europa Press, ha pedido la intercesión por la complicada situación de su país. Visiblemente emocionado ha recordado la última vez que le vio: "Fue el día en que el Papa Francisco creó 19 nuevos cardenales. Monseñor Echevarría me dijo que rezaba mucho por el seminario, porque es necesario que los futuros sacerdotes seamos muy fieles a la Iglesia".
A su lado estaba Jaime, de 26 años, procedente de México, que, aunque no es miembro del Opus Dei, ha querido acercarse hasta la iglesia de Santa María de la Paz. "De Monseñor Echevarría aprecio su capacidad de colocar la espiritualidad en medio del mundo, de la vida cotidiana. No pertenezco a la Obra, pero para mí también fue un Padre", ha comentado.
Entre los españoles que viven en Roma y que se han acercado hasta la iglesia donde reposan los restos mortales de monseñor Echevarría estaba también Carmen, de 30 años. Para ella, el prelado del Opus Dei fue sobre todo "un padre". "Era una persona que dio mucho, nos enseñó a vivir la espiritualidad en vida ordinaria. Ahora tenemos un mundo que descubrir porque hizo mucho y dijo mucho", sentencia Carmen en declaraciones a Europa Press. Comparte esta idea su amiga Camino, también de 30, años quien ha señalado que Monseñor Echevarría "miraba a las personas de manera particular y se hacía cargo de cada uno". "Para mí también fue un padre, pero no es sólo padre sacerdotal, sino padre de padres de familia de los que muchos podrían aprender", explica.
Por su parte Enza, una italiana de 61 años, que pertenece al Opus Dei desde hace 45, ha destacado de las enseñanzas de Monseñor Echevarría su praxis de la "vida familia". "Te enseñaba a tener amor fraterno por todos, algo muy difícil de llevar a la práctica --ha reconocido--. Estoy muy emocionada, tuve el placer de conocerlo personalmente y siempre me llamaba por mi nombre".
A Leticia, que vive desde hace 5 años en Roma, aunque es de Guatemala se le caían las lágrimas, pero explicaba que son "lágrimas de alegría". "Sé que está en el cielo y eso me llena de satisfacción", ha comentado. Por su parte, Eva, otra de las españolas que vive en Roma, explica que lo más importante para ella es "cuidar la obra cuidar". "Monseñor Echevarría decía siempre a los demás que la obra es la mejor familia del mundo y no lo decía por decir, él lo ha trasmitido así", manifiesta.
En esta línea se expresa también Izildalima, una joven de Kenia de 34 años. "Para mí ha sido un padre a 360 grados. Fue una persona muy cariñosa y lo digo con conocimiento de causa. Tuve la oportunidad de compartir con él mi tristeza cuando murió mi padre. Monseñor Echevarría me ayudó a ofrecer mi dolor y sufrimiento a Dios", relata. Por último, Francisca, de México, comenta que el ambiente no es "triste" en el velatorio, porque "todos recuerdan al padre con cariño". "La gente que ves llorando es de alegría, no de tristeza. Nosotros creyentes tenemos la convicción de que Monseñor Echevarría está gozando de la eternidad con el Señor y eso es motivo de alegría", agrega.
Al velatorio también han asistido varios diplomáticos, representantes de las embajadas de varios países ante la Santa Sede, entre ellos: el embajador de Italia ante la Santa Sede, Daniele Mancini y el embajador español ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga.
El altar del templo está situado bajo un pequeño baldaquino, siguiendo la costumbre de tantas iglesias romanas. En el vestíbulo de acceso se encuentra una imagen de la Virgen María, Madre del Amor Hermoso. En el atrio se contempla la pila bautismal donde fue bautizado San Josemaría el 13 de enero de 1902. Fue donada por el Obispo y el Capítulo de la Catedral del Barbastro, su ciudad natal.
Está previsto que Monseñor Echevarría sea enterrado este miércoles en una ceremonia privada a la que acudirán los más íntimos en la misma cripta de la iglesia de Santa María de la Paz en Roma donde también fue enterrado el Beato Álvaro del Portillo (1914-1994), obispo y primer sucesor de San Josemaría al frente del Opus Dei. En esa misma cripta está enterrada Carmen Escrivá, hermana del fundador; y se ha enterrado en ella recientemente a la primera numeraria auxiliar del Opus Dei, Dora del Hoyo.
El funeral se celebrará el jueves 15 de diciembre a las 19.00 horas en la Basílica de san Eugenio, según ha informado a Europa Press la oficina de información del Opus Dei en Roma. Por otro lado, en España está previsto que se celebren misas de funeral en diferentes ciudades en los próximos días, aunque aún no hay una fecha determinada, así como en otros países del mundo.