Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Debbie Reynolds pudo morir del ‘síndrome del corazón roto’

Muere Debbie Reynolds, estrella de 'Cantando bajo la lluvia' (28 de diciembre)Reuters

Debbie Reynolds, de 84 años de edad, falleció un día después de la muerte de su hija Carrie Fisher. Expertos aseguran que la dura pérdida podría haber  causado el ‘síndrome del corazón roto’, una enfermedad con unos síntomas similares a un infarto agudo de miocardio.

La actriz, de 84 años, se encontraba en la vivienda de su hijo organizando la celebración del funeral de Carrie Fisher, que falleció el martes a los 60 años tras sufrir un infarto en un avión, cuando comenzó a encontrarse mal.
Aunque la causa no se ha determinado, podría haberse debido a un derrame cerebral o a un fallo cardiaco. Los médicos establecen que el estrés por la muerte de un ser querido o una infidelidad, puede causar el ‘síndrome del corazón roto’, similar a infarto agudo de miocardio.
"Quiero estar con Carrie", fueron sus últimas palabras según contó Todd Fisher, hijo de acuerdo a la revista estadounidense Variety. Aunque la relación entre ambas fue complicada por la adicción de Carrie, la actriz señaló en una entrevista en el programa de Oprah Winfrey que el momento más difícil de su vida fue cuando detectaron a Carrie un trastorno bipolar. "Eso fue lo más difícil de todo. Muy doloroso, me rompió el corazón", declaró.
Estas palabras evidencian lo mucho que supuso la pérdida para Debbie. La enfermedad se da casi exclusivamente en mujeres tras el fallecimiento de un ser querido o una infidelidad, señala vital.rpp.pe.
Ante estas situaciones, expresa en la misma publicación el cardiólogo Marco Heredia, del Instituto Nacional del Corazón (INCOR), los corazones “responden inflamándose y perdiendo la contractibilidad”. El mismo medio señala que las mujeres posmenopáusicas de más de 50 años de edad que sufren “estrés emocional, por ejemplo, un divorcio, la pérdida de un familiar”.