Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dalai Lama: "Todos tenemos la responsabilidad de construir un mundo feliz"

Dalai Lama: "Todos tenemos la responsabilidad de construir un mundo feliz, no solo los políticos"EFE

Más de una veintena de premios Nobel de la Paz alertan de las "graves amenazas" de los próximos años, incluida una nueva 'Guerra Fría' "más peligrosa" El Dalai Lama ha asegurado durante la celebración de la Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz que "todo el mundo tiene la responsabilidad de construir un mundo feliz", explicando al mismo tiempo que la responsabilidad no debe de caer únicamente en los Gobiernos ni en los políticos.

Más de una veintena de premios Nobel de la Paz alertan de las "graves amenazas" de los próximos años, incluida una nueva 'Guerra Fría' "más peligrosa"
El Dalai Lama ha asegurado este domingo durante la celebración de la Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz que "todo el mundo tiene la responsabilidad de construir un mundo feliz", explicando al mismo tiempo que la responsabilidad no debe de caer únicamente en los Gobiernos ni en los políticos.
"Pocos individuos no pueden resolver el problema del mundo. Hablar no basta y hay que perseguir un único objetivo, el de un mundo feliz y compasivo, pero no solo hay que hablar de lo que hagan los Gobiernos o los políticos, sino de lo que puedo hacer yo", ha aseverado en una sesión celebrada en Roma junto a otros premios Nobel de la Paz sobre la actual situación en África.
El líder tibetano ha reiterado la importancia de la "responsabilidad moral común" entre todos para construir un nuevo mundo, si bien ha recordado que será necesario "esforzarse desde ya". "Debemos ponernos a trabajar ya mismo, porque hablamos de generaciones futuras. La paz comienza con cada uno y así la humanidad será mejor para todos", ha afirmado.
El Dalai Lama ha apuntado que ha viajado a varios lugares por África y lo que allí ha visto ha sido una desigualdad entre los propios ciudadanos que se hacía más palpable a la hora de hablar de norte y sur. Por ejemplo, ha destacado que en Gabón se encontró con gente culta, que hablaba varios idiomas, frente a otras zonas en la que las personas "vivían siglos atrás".
"Esa desigualdad es una fuente de grandes problemas. África es un continente con un gran potencial y lo que hay que hacer es trabajar para darle herramientas para poder ayudar a los pobres", ha señalado.
"NO ESTAMOS EN PAZ"
Por su parte, la activista africana Leymah Gbwoee, premio Nobel de la Paz en el año 2011, ha incidido en la necesidad de reformar el sistema educativo y sanitario para empezar a ayudar al continente. "¿Por qué en Libia hay que estudiar la historia italiana? ¿Por qué en Liberia la historia de Estados Unidos? Es algo que no me cabe en la cabeza. Nadie puede salvar un continente salvo su propia gente", ha cuestionado.
En esta misma línea, la pacifista Betty Williams ha reconocido que resulta "difícil" explicar a aquellos africanos que están sufriendo que la solución debe de estar en ellos. "Somos los premios Nobel de la Paz, pero me siento poco en paz. Hay que ayudar a la madre África porque de ahí venimos todos", ha señalado.
Esta cumbre, que ha contado con Mazda como principal patrocinador por segundo año consecutivo, ha concluido con una declaración conjunta de los más de 20 premios Nobel participantes, alertando de las "graves amenazas" a las que deberán hacerse frente en los próximos años, incluida una posible guerra nuclear.
UNA NUEVA GUERRA FRÍA
"Estas amenazas crecen ante la mirada de grandes potencias que pueden lograr sus objetivos a través de la fuerza militar. Si no se soluciona, llevará inevitablemente a aumentar la confrontación militar y a una nueva y más peligrosa 'Guerra Fría'", han aseverado.
Además, en la declaración se ha señalado a otros conflictos como los de Ucrania u Oriente Medio, así como el cambio climático o la situación de cerca de 50 millones de refugiados y personas desplazadas para urgir a diferentes líderes políticos, religiosos y civiles a implementar nuevas medidas que se enfrenten a estas amenazas.