Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La DGT dice adiós a las voces de los boletines del tráfico durante 16 años

La Dirección General de Tráfico (DGT) no cuenta desde este miércoles con las voces que durante más de 15 años han emitido los boletines informativos sobre la situación en las carreteras españolas.
Según han informado a Europa Press fuentes de la DGT, en primavera se abrió un concurso público para la adjudicación del servicio de acuerdo con las normas de contratación del Estado, al que se presentaron dos empresas: Nivelamar y Secuoya.
Sin embargo, afirman que Nivelamar, empresa que ofrecía el servicio desde hace 16 años, no cumplía un artículo de los pliegos de contratación por lo que no pudo optar a la siguiente licitación. En todo caso, desde el organismo consideran una "pena" que después de tantos años hayan tenido que dejar de estar al frente de este servicio.
Desde la DGT justifican que las cláusulas no las establece este organismo sino la administración general del Estado y apuntan a que los pliegos están ahí y que quien se quiera presentar debe cumplir todas las cláusulas.
Además, tal y como ha adelantado este martes El Confindencial, los periodistas que ofrecían este servicio hasta ahora llevan sin cobrar desde marzo, cuando la empresa perdió el concurso, algo que la DGT achaca a temas administrativos en los que se pueda haber producido algún retraso.En todo caso, han asegurado que estos trabajadores cobrarán en breve y sin ningún problema porque consideran que "trabajo hecho, trabajo pagado".
Las voces de la DGT, Anselmo Mancebo, Alicia Gutiérrez o Carlos Garcinuño, fueron premiados con la Antena de Oro en 2016. Las 'voces' de la DGT explican en una carta, recogida por el citado diario, que fueron excluidos del concurso por no tener la "solvencia económica" pedida en los pliegos y "sin opción de subsanar el error".
Así, señalan que esta solvencia legal es "desproporcionada" y que en los últimos quince años nunca se había solicitado". En la misiva destacan que desde marzo han estado sin cobrar y no han faltado a su cita diaria desde entonces "con la misma profesionalidad de siempre a pesar de los apuros económicos que supone para seis trabajadores que se dedican exclusivamente a este trabajo".
Además, añaden que han solicitado a la DGT pruebas de la experiencia de sus sucesores pero que no han obtenido respuesta y dudan de que los profesionales que les han sustituido cumplan con los requisitos técnicos del pliego.
Por estas "dudas" respecto a la adjudicación del concurso, los afectados solicitan por escrito poder ver únicamente la acreditación de estas personas, pero de momento aseguran que siguen sin respuesta.
Finalmente, lamentan que precisamente la DGT haya escogido uno de los momentos más complicados del tráfico como es la operación salida de agosto para "foguear las nuevas voces en los medios de comunicación" y subraya que el pliego de condiciones exigía una mínima experiencia en información del tráfico.
Por su parte, desde el grupo de comunicación Secuoya han garantizado en declaraciones a Europa Press que los profesionales que desde este 1 de agosto informan sobre el estado del tráfico en España tienen suficiente solvencia y conocimientos ya que se trata de seis periodistas con al menos ocho años de experiencia en radio y televisión en información de este tipo.
En el marco del nuevo concurso, Secuoya destaca que se adoptarán mejoras en el servicio que se realizaba hasta ahora como la comunicación de incidencias importantes que afecten a la circulación con un sistema de envío de mensajes a teléfonos móviles de los periodistas interesados; crónicas en inglés y francés; una encuesta de satisfacción sobre el servicio prestado a los medios de comunicación; piezas audiovisuales breves con imágenes de las cámaras de la DGT y locución en off del estado de la circulación, así como la introducción de información en una cuenta de la red social Twitter.