Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Julio se queda en su hogar

Han sido meses de incertidumbre, de angustia, de lágrimas... Meses de lucha de un pueblo entero para que Julio no se fuera de su hogar. Ahora el Tribunal Supremo ha dado la custodia definitiva del niño a su tía, a la familia del padre asesinado, después de que la Audiencia Provincial de Santander se la otorgara a la familia de la madre que cumple 18 años de cárcel. La sentencia advierte de que no se han tenido en cuenta los informes de la psicóloga que atendía habitualmente a Julio, donde aconsejaba mantenerlo en Sueros de Cepeda, León, en un ambiente estable y seguro. El Supremo recuerda que siempre debe primar el interés del menor, por encima de los conflictos familiares.