Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andar rápido, el nuevo 'running'

Andar rápido, el nuevo 'running'Informativos Telecinco

Según los expertos en medicina se le denomina 'power walking' y parece que sus beneficios son los mismos que correr. Se trata de una nueva moda para hacer ejercicio para mantenerse en forma que procede de Estados Unidos. El estudio refleja que andar es mucho más beneficios que correr.  ¿Te animas a probarlo?

Según recogen varias fuentes de Vogue, se trata de una actividad física que se ha convertido en algo muy popular entre los ciudadanos de Estados Unidos. Tanto es así que ha causado furor, especialmente, entre las mujeres.
Es cada vez más frecuente ver en las calles y parques a gente que, vestida con ropa deportiva y zapatillas de entrenamiento, camina a un ritmo elevado.  Una práctica que según los expertos en medicina reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteoporosis e, incluso, algunos tipos de cáncer.
"Practicar power walking -que es como se denomina a esta rutina en EE.UU- presenta tres beneficios inmediatos sobre nuestra salud: ayuda a prevenir el infarto de miocardio, contribuye a eliminar problemos de sobrepeso y además fortalece la musculatura", ha explicado Carmen Lorente, nutricionista y entrenadora personal de Proyecto de Vida: Cuerpo y Salud. Ni siquiera hace falta correr: de acuerdo con un estudio publicado este mismo mes en la revista especializada Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology, sabemos que lo realmente importante es la distancia recorrida, no el tiempo.
El artículo científico también desprende datos más que reveladores: cuando se emplea similar gasto de energía, correr reduce el riesgo de hipertensión en un 4,2 % y caminar en un 7,2 %. En cuanto al riesgo de colesterol alto, correr supone una reducción de ese riesgo en un 4,3 %y caminar en un 7%. En cuanto a las enfermedades cardiacas, correr reduce el riesgo en un 4,5% y caminar en un 9,3 %. Es decir, en ocasiones andar es mucho más beneficios que correr y produce menos desgaste y riesgo de lesiones en nuestras articulaciones.