Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los partidos rechazan en el Congreso el exceso de regulación de las tecnologías y defienden su papel educativo

Ciudadanos y PSOE muestran su preocupación por la marginación social de los menores que no tienen móvil
Las principales formaciones políticas representadas en el Congreso de los Diputados han rechazado la sobrerregulación de las nuevas tecnologías y han abogado por educar a los jóvenes, a través de los docentes y de las familias, para que puedan hacer un buen uso de estos aparatos destacado, además, su papel como herramienta de conocimiento.
"Un exceso de legislación y de regulación puede ser contraproducente", ha defendido Carmen González, la representante del PP en las jornadas 'Infancia, Adolescencia y Pantallas', organizadas por el Observatorio de Contenidos Televisivos Audiovisuales (OCTA) en la Cámara Baja. Sus palabras han sido apoyadas por el diputado del PSOE en el acto Guillermo Meijón, que, además, ha pedido que no se evalúe el uso de las nuevas tecnologías atendiendo sólo a sus posibles "excesos".
También Félix Álvarez, de Ciudadanos, ha señalado que "ha habido robos, suplantaciones y acosos" mucho antes de la llegada de los móviles y tabletas, por eso se ha negado a demonizar estos aparatos. "No podemos ponernos de uñas, sino adaptar la vida que tenemos ahora a la que nos va a tocar descubrir", apunta el diputado de la formación naranja. A su juicio, la política deberá regular la protección del menor ante algunos contenidos y que desde el sistema educativo se promueva el bueno uso de las nuevas tecnologías.
"Falta revisar el currículum educativo para que incluya educación en el manejo de las nuevas tecnologías y, a partir de ahí se trabaje con ellas como herramienta inclusiva, para lograr jóvenes con pensamiento crítico y autónomo", ha apoyado la portavoz de Unidos Podemos en estas jornadas, Rosana Pastor, para quien "no sólo valen las medidas correctivas" para que los menores tengan una buena relación con las pantallas. "El Estado sólo debe llegar hasta donde pueda, no debe tutelar, pero sí dotar herramientas y conocimiento a sus ciudadanos", ha insistido.
SU USO EN LAS AULAS
Las principales fuerzas políticas han defendido, de este modo, la presencia de las nuevas tecnologías en las aulas que, según han apuntado PP y PSOE, "ya se han probado con éxito" en algunos centros. Para González, que también es maestra, el aprendizaje en la escuela con estos avances es rápido, se trabaja mejor en grupo y activa el pensamiento del alumno.
"Si se aplica bien en las aulas se puede hacer una generación con más criterio que la nuestra", ha apuntado también Álvarez, que ha recordado que en su infancia pasó "mucho tiempo en el colegio memorizando". "Ahora tenemos todos el contenido en el móvil y se puede utilizar el tiempo que no se exige en memorizar para tener más capacidad de desarrollo en otras cosas", ha añadido.
Pastor ha señalado que la educación en materia de nuevas tecnologías debería estar liderada por escuelas y universidades ya que supone una "herramienta fantástica para el estudio y el conocimiento" que permite "dar respuesta a los interrogantes de una nueva sociedad de la comunicación". Pastor ha defendido como uno de los potenciales de una educación tecnológica su capacidad transformadora e inclusiva por su posibilidad de ayudar en las aulas a incorporar jóvenes que, con otros métodos, no llegarían, por ejemplo, a ser de los primeros de la clase.
EL MIEDO DE LOS PADRES
Precisamente, en temas de posible exclusión, tanto PSOE como Ciudadanos sí han mostrado si preocupación porque la posesión de un móvil u otro objeto tecnológico pueda ser un elemento excluyente para un niño, por ejemplo, "cuando uno no tiene y el resto de su grupo de amigos sí".
El diputado socialista ha indicado que el principal problema que existe sobre esta materia a la hora de tomar decisiones es "el miedo" de los padres porque, por primera vez, son los niños los que saben más que ellos sobre algo y esto, a su juicio, "se debe asimilar". "Por eso, también la educación de los padres es fundamental", ha declarado en su intervención.
A su juicio, es este temor el que lleva a los padres a echar las culpas a los móviles de una actitud en sus hijos que, en su opinión, podría estar más relacionado con "una sociedad más deshumanizada". Así, culpa a la conciliación y a la falta de estímulos por parte de los padres a la hora de jugar con los niños.