Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Confiesa en televisión: periodista por el día, prostituta de lujo por la noche

Periodista de día, escort de nochetelecinco.es

Una periodista australiana, y madre de dos hijos, ha revelado en televisión su segunda profesión: es prostituta de lujo. Tras publicar un libro sobre los secretos de su profesión 'secreta', Amanda Goff - también conocida como Samantha X- ha afirmado no sentirse avergonzada sobre su 'doble vida'.

Durante el día, Amanda Goff trabajaba en revistas como InStyle, New Idea y Prevention; por la noche, facturaba 620 euros la hora, o 4.000 euros la noche entera como prostituta de lujo. Una doble vida que se complementaba con su labor maternal con sus hijos de cinco y siete años.
Tras confesar su 'profesión nocturana', la autora de 'Hooked — Secrets of a High-Class Escort' ha declarado que no tenía pensado revelar esta información. Pero, siendo periodista, comenta "no existe el anonimato". Y como ella se imaginaba, ocurrió: la noticia dio la vuelta al mundo siendo calificada de "egoista", "decepcionante", "fuerte" o "vergonzosa". Amanda ha señalado que no entiende que haya llamado tanto la atención, "no es el primer libro que habla sobre este asunto, y no será el último". "¿Es porque tengo hijos? ¿Porque tengo 40 años? ¿Porque me lo merezco?", comentaba sorprendida la periodista de Sydney.
"Sabía que el libro iba a ser controvertido. No estaba escribiendo un libro sobre hacer punto", decía la periodista en una entrevista en un programa de sexo y relaciones de Los Ángeles.
Goff, o Samantha X, comenzó yendo a un psicólogo para niños para saber cómo afrontar el tema con sus dos hijos, ya que era un tema que la dejaba sin dormir en muchas ocasiones, publica The Sydney Morning Herald.
Con sus padres se ha distanciado la relación. Se sienten "decepcionados". Su ex marido también está molesto por su decisión de hacerlo público. "Es una desgracia", ha dicho, "he tenido que explicar a mis hijos lo que estaba sucediendo".
"No me avergüenzo de lo que soy. Somos todos adultos y tenemos el derecho a elegir nuestro camino", ha dicho. "No te avergüences de lo que eres, eso es lo que quiero enseñarle a mis hijos. No voy a pedir perdón porque ofenda a la gente. Te guste o no, el libro se está vendiendo."