Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Comú Podem presenta una moción en el Senado para eliminar los crucifijos en las tomas de posesión

En Comú Podem ha presentado una moción en el Senado instando a garantizar la neutralidad religiosa del Estado y de los servicios públicos, para lo cual pretende que se tomen las medidas necesarias para evitar "la promoción de cualquier creencia o acción religiosa mediante símbolos, documentos, actos o cualquier otro medio", como a su juicio ocurre con los crucifijos en las tomas de posesión.
Según ha explicado el senador que ha registrado la moción, Joan Comorera, a pesar de que el artículo 16.3 de la Constitución Española recoge que "ninguna confesión tendrá carácter estatal" y que "los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y demás confesiones", estas premisas no se cumplen.
Como ejemplo, ha destacado que en la toma de posesión del nuevo Gobierno, el presidente y los ministros prometían o juraban sus cargos en una mesa donde la Constitución compartía espacio con una Biblia y un crucifijo. "El máximo representante del Poder Ejecutivo, el señor Mariano Rajoy, comprometió la aconfesionalidad del Estado", denuncia el texto registrado.
También explica que, el pasado 14 de noviembre, el Salón de Actos de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla "se transformó en una capilla improvisada" donde el arzobispo de la Diócesis de Sevilla ofició una misa con motivo de la jubilación del comisario Francisco Perea, responsable de zona de Andalucía Occidental.
Para En Comú Podem, éstas son dos muestras de lo que ha ocurrido en los últimos meses, pero en el documento denuncian que "los actos de carácter religioso y confesional inundan todas las instituciones del Estado".
En este sentido, llaman a llevar a cabo todas las modificaciones tanto legislativas, como reglamentarias o de cualquier otra índole, para que se garantice la aconfesionalidad del Estado.