Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Complutense acoge el primer congreso español de protonterapia contra el cáncer

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) acogerá este miércoles el primer congreso español de protonterapia contra el cáncer, organizado por el grupo de Física Nuclear de la UCM en colaboración con la Universidad de Sevilla.
El objetivo de esta jornada es fomentar el trabajo colaborativo entre oncólogos, radiofísicos, clínicos e investigadores españoles con el fin de aunar esfuerzos y promover futuras instalaciones de protonterapia en nuestro país, así como conocer la marcha de los proyectos existentes.
La UCM explica que se trata de un tipo de radioterapia externa que utiliza un haz de protones para irradiar el tejido afectado por un tumor, en lugar de los haces de fotones o electrones que se usan en la radioterapia convencional.
Su principal ventaja radica en que permite localizar mejor la dosis en el tejido tumoral, de manera que se minimiza el daño en los órganos circundantes.
Alejandro Carabe, de la Universidad de Pennsylvania, abrirá el congreso a las 9.30 horas, con una ponencia sobre las bases físicas y radiobiológicas de la protonterapia.
El programa cuenta con ponencias de expertos como Alejandro Mazal, director de Física Médica del Instituto Curie de París, Dieter Schardt, del centro alemán GSI, o Carmen Ares, oncóloga del hospital universitario de Ginebra y anteriormente responsable de protonterapia pediátrica en el instituto suizo PSI.
Habrá también una mesa redonda, moderada por Eloísa Bayo, directora del Plan Integral de Oncología de Andalucía, sobre la idoneidad de la protonterapia en España desde el punto de vista clínico, práctico y económico.
Este primer congreso en España ha despertado mucho interés entre los científicos. Se esperan alrededor de 200 participantes entre oncólogos clínicos, radiofísicos, físicos médicos y físicos nucleares.