Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Competición sanciona al Villarreal con 12.000 euros por el plátano lanzado a Dani Alves

Dani Alves se come el plátano que le tiraron en El MadrigalINFORMATIVOS TELECINCO

El Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol ha sancionado con 12.000 euros al Villarreal por el incidente del plátano lanzado a Dani Alves durante el partido liguero contra el FC Barcelona en el Villarreal, apelando al artículo 106 del Código Disciplinario que tipifica expresamente los comportamientos y actos de menosprecio o desconsideración a una persona o grupo de personas, entre otros motivos "en relación con su origen racial o étnico".

"Aun cuando, tal y como alega el Villarreal, se trate de un hecho aislado y el objeto lanzado pueda haber tenido fácil acceso al recinto deportivo, la gravedad de la acción en cuestión y la evidente intención discriminatoria de la misma merece objetivamente el reproche que cabe inferir de su tipificación dentro de las infracciones graves del meritado Código Disciplinario de la RFEF", apuntó Competición en su resolución.
El organismo aclara que "no puede pasarse por alto la presteza de las fuerzas de seguridad a la hora de identificar al autor del hecho", así como "la loable y firme decisión del Villarreal de prohibir la entrada a su estadio del energúmeno autor del hecho", cuyo reproche "a título individual de carácter moral, social y sanción administrativa o llegado el caso, penal frente a su autor habrán de deputarse por otro cauce procedimental ante los órganos competentes a tal efecto".
"Sin embargo, nos encontramos ante una acción cuya motivación racista merece la mayor repulsa con carácter general y, más aún, tratándose de un contexto deportivo, en el que debe mediar todo lo contrario: la educación, la convivencia y, en fin, los valores, la tolerancia y ausencia del más mínimo atisbo de discriminación por cualquier razón (...) en consonancia con el ordenamiento jurídico previsto dentro de nuestra Carta Magna y la Declaración Universal de Derechos Humanos", zanjó Competición.