Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciudadanos presenta en el Congreso una proposición de ley para garantizar el derecho a una muerte digna

El Grupo Parlamentario de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados ha registrado este viernes una proposición de ley para garantizar el derecho de todos los españoles a tener una muerte digna y, al mismo tiempo, fijar los deberes de los profesionales sanitarios que atienden a las personas en situación terminal.
"Es una cuestión esencial mantener la igualdad ante la ley de todos los españoles hasta el último día de sus vidas. No puede ser que en España haya seis legislaciones diferentes y que no se legisle de forma igual sobre una cuestión que es un derecho fundamental", ha explicado el portavoz de Sanidad de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Francisco Igea.
Por ello, la ley presentada por la formación liderada por Albert Rivera pretende garantizar el "pleno respeto" del derecho a la dignidad de la persona en el proceso final de su vida; promover la libertad, autonomía y voluntad de acuerdo con sus deseos, preferencias, creencias o valores; y asegurar que el rechazo de un tratamiento por voluntad de la persona, o interrupción del mismo, no suponga un menoscabo de una atención sanitaria integral.
Asimismo, fija garantizar el derecho de todos los ciudadanos a recibir cuidados paliativos integrales y un adecuado tratamiento de los síntomas físicos y problemas emocionales que puedan surgir al final de la vida; evitar la discriminación en el acceso a los servicios sanitarios en estos momentos; y asegurar una atención personalizada a través de la coordinación y cooperación entre los sistemas de salud y de servicios sociales, velando por la continuidad de los cuidados.
"La muerte, que a todos nos llega, nos obliga a reflexionar sobre cómo tratamos a las personas en ese momento y qué esperan ellos de nosotros, de una sociedad, de un Estado moderno y de derecho. Y lo que esperan es poder despedirse con dignidad, sin dolor, de acuerdo a sus convicciones y pudiendo renunciar al encarnizamiento y a la obstinación terapéutica, acompañados de los suyos, en la intimidad y de la manera más humana posible", ha señalado Igea.
De hecho, en la ley elaborada por Ciudadanos se destaca la necesidad de diferenciar lo que es un "razonable esfuerzo terapéutico" para alargar la vida de los pacientes en condiciones dignas y del "encarnizamiento terapéutico" que conduce a la prolongación de un sufrimiento "innecesario". Además, el texto señala que, en estos procesos, la prolongación de la vida "no debe considerarse un bien superior" al derecho de los pacientes a pasar sus últimos días conforme a sus creencias y convicciones personales.
Del mismo modo, la normativa obliga a recibir cuidados paliativos integrales y de tratamiento del dolor, previendo el derecho a la sedación paliativa, "incluso cuando ello pudiera implicar un acortamiento de la vida", y que estos cuidados puedan ser recibidos en su domicilio o en otro lugar que se designe.
Asimismo, establece que en el caso en que la asistencia sea en régimen de internamiento hospitalario, puedan estar acompañados de sus familiares, allegados y el auxilio espiritual que deseen; y que puedan estar en una habitación individual.
DERECHOS DE LOS PROFESIONALES SANITARIOS
Por otra parte, la ley refleja también la necesidad de dotar a todos los profesionales sanitarios del apoyo, información y de las herramientas necesarias para asumir su papel "con seguridad" y reducir la conflictividad ante estos casos. Al mismo tiempo, pretende dar respuesta legal a los dilemas a los que se enfrentan las administraciones y profesionales de salud.
Y es que, tal y como se reconoce en el texto, el respeto a la dignidad del paciente provoca que, en ocasiones, la asistencia "más adecuada" para velar por el bienestar de la persona no se corresponda con aquella que resulte "más efectiva" a la hora de alagar la vida.
Finalmente, desde Ciudadanos se subraya la importancia de que se limite el esfuerzo terapéutico a la situación del paciente, siempre y cuando sean con las garantías de decisión compartida por varios profesionales y de información al paciente y respeto a su voluntad.
"Esperamos que la Ley haga todo el recorrido, se aprueba en esta legislatura y de forma muy temprana porque forma parte de los acuerdos que alcanzamos con el PP y, de hecho, es una parte muy esencial de dichos acuerdos. Estamos seguros de que hay tiempo suficiente para que llegue al final los españoles gocen de una ley de derechos y garantía de dignidad al final de la vida que merece un país moderno, humano y sensible", ha zanjado el diputado de Ciudadanos.