Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos creen dar con el talón de Aquiles del ébola

Un equipo de científicos estadounidenses han descubierto una fórmula que podría convertirse en el arma definitiva para combatir el ébola y otros virus similares, y suponer "un cambio de paradigma en la investigación de los antivirales".
La investigación, realizada por un grupo de científicos de la University of Pennsylvania School of Veterinary Medicine (EEUU), liderados por el doctor Ronald Harty, ha sido publicada en 'Bioorganic & Medicinal Chemistry Letters' de Elsevier.
Los científicos decidieron atacar el mecanismo de replicación que comparten muchos de los denominados ARN -basados en el ácido ribonucleico-, como el ébola, el virus de Marburgo y el virus de Lassa.
Los investigadores explican que los virus -y el Ébola no es una excepción- se replican secuestrando la maquinaria de las células, consiguiendo que éstas produzcan más virus. Una vez que dicha producción se ha completado, determinadas proteínas del virus fomentan la liberación de nuevos virus, infectando más células.
La investigación, que todavía no ha concluido, tiene como objetivo de ampliar el espectro hacia otros virus que también provocan fiebre hemorrágica. Para su desarrollo analizaron millones de compuestos hasta dar con uno capaz de interferir y bloquear la replicación de los virus.
Al equipo del doctor Harty se unió el Dr. Jay Wrobel, del Centro de Diversidad Química Fox Chase (EE. UU.) para desarrollar, a partir de estos compuestos, moléculas modificadas más potentes contra una de las proteínas responsables de la replicación (NEDD4).
Las pruebas realizadas hasta ahora en laboratorio han mostrado que los compuestos modificados bloquean la replicación y que no son tóxicos para los humanos. "Esto podría suponer un cambio de paradigma en la investigación de los antivirales. Predecimos que el mecanismo de interacción del virus para reproducirse constituye el talón de Aquiles de los virus ARN", ha señalado Harty.
Las siguientes fases del estudio -a la espera de obtener mecanismos de financiación adicionales- constarían de pruebas en animales y ulteriormente en seres humanos. En las primeras fases, se espera poder tratar de emergencia a las personas ya infectadas, pero, potencialmente, el antivirus podría utilizarse como profiláctico.