Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Christie Swadling: "Había un demonio en mi cabeza diciéndome que adelgazara"

Christie Swadling sale del infierno de la anorexiaInternet

Christie Swadling es una joven australiana que está convirtiendo su lucha contra la anorexia en un ejemplo de superación contra este transtorno de la alimentación. Víctima de acoso escolar por su sobrepeso, su vida dio un giro inesperado cuando decidió compararse con la modelo Miranda Kerr lo que le llevó a pesar solo 30 kilos e ingerir menos de 300 calorias al día.

Swadling confiesa en Daily Mail que hubo un momento en el que oía voces en su interior que le decían cosas: "Había un demonio en mi cabeza diciéndome que adelgazara". "No comía casi nada, añade, tal vez dos comidas al día de menos de 300 calorías en total". Fue el peor momento de su vida y ahí fue cuando su familia se dio cuenta de que había un problema real.

Pero todo empezó varios años antes, en East Gosford, en Nueva Gales del Sur, Australia. En el colegio. Christie era una niña regordeta que durante varios cursos sufrió el acoso de compañeros que la ridiculizaban por su sobrepeso. Además, en su familia, los hábitos alimentícios no eran saludables y lo habitual eran las patatas fritas, las hamburguesas o el chocolate.

Todo ello le llevó a replantearse su vida y comenzó a hacer deporte apoyada por su padre y jugador de fútbol.

Pero aquello solo fue el comienzo de los problemas porque tras el ejercicio comenzó una dieta severa que poco a poco le haría perde peso de forma alarmante.

Como ella misma confiesa, ese momento llegó "cuando perdí mucho peso. Al bajar 13 kilos me di cuenta de que era más pequeña que Miranda,  y eso ya no me gustaba".

A partir de ese momento y con la ayuda familiar, Christie comenzó una dura lucha para salir del infierno de la anorexia. Una batalla que incluía su internamiento en el hospital donde estuvo varias veces. Tras abandonarlo definitivamente, logró cambiar su forma de enfrentarse a la comida y empezó a alimentarse de forma correcta.

Ahora, Christie, come de forma correcta y ha vuelto a hacer ejercicio además de yoga y pilates para mejorar su elasticidad y flexibilidad.

Pero lo más importante es el continuo trabajo de asesoramiento a través de las redes sociales a personas que como ella son víctimas de este tipo de trastorno de la alimentación.