Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chris Parker, el mendigo que ayudó a salvar vidas tras el atentado en Manchester

Chris Parker, el mendigo que ayudó a salvar vidas tras el atentado en ManchesterReuters

Un mendigo ha descrito entre lágrimas el momento en el que tuvo lugar el atentado contra el Manchester Arena, al término del concierto de la cantante Ariana Grande. El hombre arriesgó su propia vida para intentar salvar a los heridos tras la explosión.

En el momento de la explosión, Chris Parker, de 33 años, estaba en el área del vestíbulo, donde normalmente acude para pedir dinero mientras los asistentes de los conciertos abandonan el recinto para volver a sus casas, informa Metro.

"Todo el mundo estaba feliz. Mientras estaban saliendo por las puertas de cristal escuché una explosión y un segundo después un flash, después, humo y muchos gritos. Me hizo caer al suelo y después me levanté, mi instinto me hizo intentar ayudarles", aseguró Parker.

"Vi a una niña... no tenía piernas". Fue a ayudarla y le preguntó dónde estaban sus padres, a lo que ella respondió "mi papá está en el trabajo, mi mamá está allí".

Parker, que lleva durmiendo en esas calles aproximadamente un año, declaró que también atendió a una mujer de 60 años que estaba gravemente herida por el bombardeo con heridas en una pierna y en la cabeza. "Ella murió en mis brazos. Tenía 60 años y dijo que había estado con su familia".

"No he dejado de llorar. La parte más impactante es que era un concierto para niños", aseguró Parker. "Son los gritos que no puedo superar y el olor... No me gusta decirlo pero olía a carne quemada".
Tras conocer su historia, se ha comenzado una iniciativa para recaudar dinero y ayudarle y con la que se pretenden recaudar hasta 500 libras. En un día ya se llevan recaudadas 150 libras. El creador de la iniciativa cree que es una buena forma de agradecerle que arriesgara su propia vida para salvar la de los demás.