Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca de un tercio de la población con discapacidad se encuentra en situación de pobreza y exclusión, según un estudio

Cerca de un tercio de la población con discapacidad se encuentra en situación de pobreza y exclusión, según la nueva publicación de Bosch el 'Atlas Laboral de Personas con Discapacidad en España 2016', elaborado por Grupo SIFU y la Universidad de Sevilla, según informa el Centro Especial de Empleo.
Uno de los puntos que analiza el Atlas Laboral 2016 es la pobreza que padece este colectivo y las prestaciones por incapacidad que percibe. El informe pone en evidencia que España presentaba en 2012 una tasa de riesgo de pobreza entre las personas con discapacidad ocupadas del 15,8%, colocándose entre los países europeos con un mayor porcentaje de empobrecimiento entre las personas con discapacidad, sólo superada por Grecia y Rumania.
En referencia a las prestaciones por invalidez en el estado español, el Atlas Laboral 2016 pone de manifiesto como España, a pesar del aumento registrado en este tipo de prestaciones, gastó en 2012 un total de 430 euros por habitante, 100 euros menos que la media europea.
Asimismo, en el año 2013 el 57,6% de personas con discapacidad en edad activa recibían algún tipo de prestación. Ese mismo año, España destinó 19.092 millones de euros a gastos en este concepto, lo que representaba un 1,85% del PIB. El estudio muestra un incremento progresivo de las prestaciones en dinero entre 2009 y 2013 y de las prestaciones en especie entre los años 2010 y 2011.
Dentro del país también se encuentran diferencias entre el importe medio de las prestaciones contributivas por incapacidad permanente, yendo desde los más de 1.000 euros al mes en el País Vasco a los menos de 800 euros al mes en Extremadura (2014).
Así, Andalucía y Murcia muestran el porcentaje más alto de pensiones contributivas por incapacidad, mientras que los porcentajes más bajos corresponden a las Comunidades de Madrid, Castilla y León y La Rioja.
Como dato positivo, el estudio revela que durante el periodo de 2008 a 2013 se produjo un aumento de los niveles de formación (educación secundaria y universitaria) de las personas con discapacidad, aumentando también el volumen de población activa con discapacidad.
DE ENTRE 25 Y 44 AÑOS Y FORMACIÓN MEDIA
Por otro lado, el estudio señala que el perfil de persona que sufre está situación es el de un hombre con una edad entre los 25 y 44 años, con un grado de discapacidad bajo (del 33% al 44% de discapacidad) y de tipo físico o tipo sensorial.
Suelen tener un nivel de formación medio, un empleo de baja cualificación dentro del sector servicios (principalmente jardinería o servicios sociales), con contrato indefinido dentro de un Centro Especial de Empleo, aunque a tiempo parcial y con un salario más reducido respecto a las personas sin discapacidad en la misma categoría laboral.
El estudio también revela que las personas con discapacidad con mayor dificultad para encontrar trabajo y con un mayor riesgo de pobreza y exclusión social son las mujeres, jóvenes, con un grado de discapacidad alto, con discapacidad mental, con bajo nivel de formación y cualificación.
El Atlas nace con el objetivo de realizar una radiografía rigurosa sobre el grado de inserción laboral y las barreras de acceso al empleo de las personas con discapacidad a nivel nacional, en las Comunidades Autónomas y en el contexto europeo.