Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca de 14.000 médicos han accedido a la validación periódica de la colegiación

Cerca de 14.000 médicos han accedido a la validación periódica de la colegiación (VPC), según los últimos datos correspondientes al mes de mayo y anunciados durante la reunión que la Comisión de Gobierno de la VPC ha celebrado este martes en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC) para hacer un balance del proceso.
El encuentro ha servido para constatar la consolidación de la VPC e identificar nuevos retos a los que se enfrenta, entre los que cabe destacar la necesidad de expandir su difusión para que llegue a todos los médicos de cualquier rincón de España.
También se ha previsto estudiar con la Administración sanitaria el establecimiento de las vías precisas para que la VPC se pueda normativizar y convertirla en una credencial oficial tan válida como el carnet de médico.
Se trata de una credencial registrada por la OMC y destinada a garantizar a la ciudadanía los mínimos de calidad para ejercer la asistencia clínica en cualquier especialidad ya sea médica, quirúrgica, psiquiátrica o de laboratorio.
El objetivo es garantizar a la sociedad en general y al paciente en particular que los médicos que disponen de ella reúnen los estándares para ejercer como médicos; asegurar a los profesionales que ejercen como tales y que se comprometen con el proceso de VPC a que sus actos profesionales estén avalados por las estructuras profesionales; y los organismos coreguladores puedan rendir cuentas a la sociedad de la calidad de los actos médicos.
Para ello, la VPC se interesa por la idoneidad de cuestiones de ámbito colegial y comprueba si el profesional ejerce como médico asistencial; valora el estado de salud para el ejercicio adecuado de la especialidad correspondiente; y valora la buena praxis del solicitante.
Para la obtención de la credencial que certifica dicha idoneidad de los apartados anteriores, el médico no ha de realizar ningún tipo de examen que comprometa directamente el ejercicio profesional sino que se trata de un proceso colegial.
Tampoco tiene ningún coste económico para el médico, ya que es un servicio ligado al hecho de estar colegiado y lo único que tiene que hacer el facultativo es solicitarlo en su colegio, presencialmente o por vía Internet. Además, puede ser utilizada por el médico para comunicar donde considere oportuno su estatus.
Finalmente, la OMC ha incorporado la validación periódica de la colegiación al registro público de médicos, de manera que cualquier ciudadano puede comprobar en la página web el estatus de cualquier médico colegiado.