Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de personas despiden a los tres guardias civiles fallecidos

Cientos de personas han despedido este lunes a los guardias civiles Emilio Pérez Peláez, Marcos Antonio Benito Rodríguez y José Martínez Conejo, fallecidos el domingo en un accidente de helicóptero en el término municipal de Maraña (León) cuando trabajaban en el rescate de un corredor de montaña lesionado.

A las 17.00 horas los restos mortales de los agentes han llegado a la plaza de la Catedral de León y han sido recibidos por autoridades civiles y militares, compañeros, familiares, y por cientos de leoneses que se han congregado en las inmediaciones.
Entre los asistentes al acto han destacado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz; el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa; el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el delegado del Gobierno de la Comunidad, Ramiro Ruíz Medrano; el presidente de la Diputación provincial, Marcos Martínez; y el alcalde de León, Emilio Gutiérrez, entre otros.
Momentos antes del funeral, el ministro del Interior ha hecho entrega de la Cruz al Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo y de la Cruz de Oro de Protección Civil también con distintivo rojo a los tres fallecidos.
Estas dos distinciones también han sido concedidas al sargento del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) Rodríguez Ferrero que salvó la vida al encontrarse en tierra junto al herido.
El sepelio ha sido cooficiado por el obispo de León, Julián López, y por el arzobispo castrense de España, Juan del Río. Durante la homilía, Del Río ha recordado a los agentes fallecidos, a los que ha calificado de "magníficos profesionales" que desempeñaban su labor con "honor, valentía y sacrificio".
Además, ha añadido que han demostrado su "generosidad" porque "se han entregado al bien de un ciudadano sin pensar en sus hijos, esposas o familia".
Tras el acto religioso, miembros de la Guardia Civil han rendido a sus compañeros fallecidos un emotivo homenaje a los caídos, que se ha llevado a cabo en la plaza de Regla ante los aplausos de las personas congregadas.
AGRADECIMIENTO A SU HEROÍSMO
En este marco, el ministro del Interior, Jorge Fernández, ha agradecido a la Guardia Civil, y en especial a los tres fallecidos, que hayan "dado su vida en servicio de los demás de una manera heroica" y ha agregado que el Cuerpo "realiza una actividad absolutamente humanitaria y benemérita como corresponde a su identidad histórica y naturaleza".
El ministro ha manifestado que ha querido estar en la despedida de los tres fallecidos para "acompañar y arropar" a sus familias, amigos y a "toda la familia de la Guardia Civil".
Fernández ha agradecido también "de corazón" a la ciudad de León y a los leoneses que "han arropado a la familia y amigos de los tres guardias civiles" que han fallecido cuando "entregaban su vida cumpliendo con su deber".
Finalmente, ha manifestado que tras el siniestro las muestras de "cariño, apoyo y cercanía" y las "condolencias" hacia la Guardia Civil han sido "múltiples", tanto en León como en el resto de España.