Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer de 36 años muere días después de dar a luz a trillizos

Casi Rottcuatro.com

Una mujer de 36 años, de Kansas, murió 10 días después de dar a luz a trillizos. Casi Rott estaba muy feliz de volver a su casa y reunirse con toda su familia, su marido y sus otras dos hijas, cuando comenzó a sufrir un terrible dolor en el pecho y murió repentinamente en el traslado a un hospital.

Casi Rott tuvo un embarazo difícil, de alto riesgo, por lo que no pudo seguir viviendo con su familia en su granja de Texas, sino que se trasladó a los tres meses a casa de su hermano para estar cerca de sus médicos.
Esto significó una dura separación de su marido y sus hijas, Chloe y Tenley, de siete y dos años de edad, que se quedaron en la casa familiar, a más de 200 kilómetros de distancia.
"Odiaba estar lejos de ellos, pero no quería que nada fuera mal," dijo un amigo de Casi a los medios.  "Ella dijo que este embarazo era lo más difícil que jamás había hecho, pero eso es todo, porque nunca se quejó ".
El 29 de enero, Casi Rott, dio a luz a sus trillizos, eran prematuros y tuvieron que permanecer en el hospital hasta que estuvieran fuera de peligro. Ella tampoco estaba bien.
Unos días más tarde, mientras se recuperaba de la cesárea en el hospital, a Casi Rott le detectaron un coágulo de sangre en los pulmones. Fue tratada y dada de alta el pasado 8 de febrero.
Ese día volvió a casa a ver a sus hijas, sus pollos y su huerta. "Le encantaba este lugar", contó a los medios su marido Joey Rott.
El papá de 33 años aseguró que planea criar a sus hijos en la granja que tanto amaba su esposa. Un día podrá contarle a sus trillizos sobre su madre.
En pocas semanas, este padre, ha recibido 85.000 dólares en donaciones de gente anónima, solidarizados con sus dramáticas circunstancias.